10 de mayo de 2006

La edad media del donante de órganos ha pasado de 34 a 51 años desde los años 90

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

A principios de la década de los 90, el donante de órganos en España tenía una edad media de 34 años, mientras que en la actualidad se sitúa en los 51. Este cambio ha hecho posible que el número de enfermos trasplantados haya aumentado un 25 por ciento.

El grupo de donantes de edad superior a 60 años representaba en 1992 el 10 por ciento del total, porcentaje que hoy roza el 40 por ciento --y dentro de ello, el 18 por ciento tiene más de 70 años--.

Estos datos fueron hechos públicos hoy en la XXI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes, inaugurada por el consejero de Sanidad y Consumo la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela.

En el transcurso de la jornada, los expertos subrayaron cómo la mejora de las técnicas quirúrgicas, los avances en los cuidados intensivos y preservación de los órganos, y la incorporación de nuevos fármacos inmunosupresores (destinados a prevenir el rechazo) han contribuido a que en los últimos quince años se haya modificado el perfil del donante y se puedan utilizar con buenos resultados los órganos de personas donantes de más de 60 años de edad.

BUENOS RESULTADOS CON DONANTES MAYORES

Asimismo, coordinadores de trasplantes de distintas comunidades autónomas hicieron una revisión pormenorizada de los resultados de los trasplantes realizados con órganos procedentes de donantes cuya edad media excede de los 60 años.

El responsable de la Oficina de Coordinación de Trasplantes de Madrid y presidente del Comité Científico de la Reunión, José Luis Escalante, afirmó que "el resultado de los trasplantes realizados con órganos de donantes de ese grupo de edad son buenos, ya que hay una adecuada selección del donante y una adecuada selección del receptor".

La evaluación clínica del donante y los criterios a utilizar para evitar la transmisión de algunas enfermedades a los receptores de los órganos, en especial de tumores y de determinadas infecciones, fueron otros argumentos que centraron la jornada.

DETECCIÓN DE INFECCIONES

Se analizó también la influencia de las infecciones emergentes en el proceso de la donación, debido al incremento de la inmigración que registra en España. "Existen enfermedades -advirtió Escalante- que son endémicas o que tienen una muy elevada prevalencia y que son poco conocidas en nuestro ámbito, por lo que tenemos que conocerlas y, sobre todo, saber cómo poder detectarlas con la diligencia que la donación de órganos implica".

Asimismo, los coordinadores de trasplantes presentaron un protocolo realizado a nivel nacional, en colaboración con las diferentes sociedades científicas, dirigido a incrementar el número de trasplantes cardiacos y pulmonares gracias al adecuado mantenimiento del donante.

La XXI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes está organizado por la Oficina de Coordinación de Trasplantes de Madrid, perteneciente a la Consejería de Sanidad y Consumo, y la Organización Nacional de Trasplantes.