2 de diciembre de 2014

Ébola.- MSF advierte de que la respuesta frente al ébola no es "ágil" y ve "preocupante" la reacción de España

No ve "lógico" que el Gobierno destine 7 millones para combatir el virus en África y 14 millones para hacerlo en España

Ébola.- MSF advierte de que la respuesta frente al ébola no es "ágil" y ve "preocupante" la reacción de España
CAROLINE VAN NESPEN

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Médicos Sin Fronteras España (MSF), José Antonio Bastos, ha lamentado este martes que la respuesta que está dando la comunidad internacional a la epidemia de ébola ha sido "lenta" y no es "ágil", lo que le impide adaptarse a la evolución de la misma, al tiempo que ha considerado "preocupante" la reacción que ha tenido hasta la fecha el Gobierno español.

Bastos ha insistido en que pese a que desde MSF se alertó desde hace meses del crecimiento exponencial del brote de ébola, la respuesta de la comunidad internacional y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tardó en llegar y aunque ahora parece estar llegando a los países más afectados no lo hace al ritmo que evoluciona la epidemia.

Ahora, algunos países han comenzado a "construir infraestructuras, a entrenar a personal y a subcontratar o privatizar" la asistencia en Guinea, Sierra Leona y Liberia, los tres países más afectados, pero ésta, según su opinión, "no es la manera más ágil y eficaz de responder" frente al ébola.

El presidente de MSF España se ha mostrado especialmente crítico con el hecho de que algunos países hayan optado por subcontratar a ONG para que sean estas las que lleven a cabo la ayuda sobre el terreno en lugar de enviar personal sanitario y en particular el caso de Australia, cuyo Gobierno ha contratado a una empresa privada para que realice esta función.

Asimismo, ha incidido en que la construcción de infraestructura sanitaria, es decir, centros de tratamiento frente al ébola que han acometido países como Estados Unidos o Reino Unido entre otros, aunque positiva es "muy lenta" y "no permite adaptarse a la epidemia puesto que no permite que los recursos puedan emplearse donde se necesita" ya que la presencia del ébola no siempre se reduce a las capitales o las grandes ciudades, que es donde se construyen estos centros.

"El curso de la epidemia sigue avanzando y las respuestas no crecen al ritmo de las necesidades" sino que "siguen con cocinándose lentamente durante meses" por lo que sus resultados también tardan meses en ser visibles, ha subrayado Bastos en rueda de prensa en Madrid para presentar la Memoria Internacional de Actividades de MSF de 2013.

Por otra parte, ha indicado que MSF "no es tan optimista" como la OMS respecto a la situación de la epidemia ya que considera "muy modesto" el objetivo de que el 70 por ciento de los casos sean atendidos, dejando al tercio restante "sin controlar".

En su opinión, la OMS reaccionó tarde respecto al ébola pese a las advertencias de MSF ya en los meses de abril y mayo y no fue hasta agosto cuando declaró al emergencia de salud pública internacional. Esto se debe en su opinión, por una parte a los recortes en su presupuesto sufridos en los últimos años pero también a la falta de voluntad política a nivel internacional de actuar.

RESPUESTA DEL GOBIERNO ESPAÑOL

"El grado de desinterés de la comunidad internacional es peligroso", ha advertido Bastos. En este sentido, ha considerado "muy preocupante" la respuesta y la ayuda ofrecida hasta la fecha por el Gobierno español frente al ébola.

En concreto, se ha mostrado especialmente crítico con el hecho de que el mes pasado anunciara que elevaba a 7 millones de euros la ayuda para África Occidental para hacer frente al virus pero destinara partidas similares tanto al Ministerio de Defensa como al de Sanidad para hacer frente a posibles casos en España.

Así, ha calificado de "sorprendente" que para combatir la enfermedad donde está presente se destinen 7 millones mientras que los 14 restantes sean afrontar hipotéticos casos en territorio español. Esta decisión, "sin entrar en consideraciones éticas", refleja una "falta de sentido común", ha valorado. "Una inversión en las proporciones habría sido más lógica", ha defendido Bastos.

El presidente de MSF España ha insistido en que "si los países más poderosos del mundo hubieran respondido en septiembre" a los llamamientos hechos por la ONG, en particular el despliegue de unidades NBQ, "la epidemia hoy sería distinta". Pero, ha concluido, "la inmensa mayoría de los países en vez de mandar ayuda eficaz han optado por financiarla", lo cual es "más lento".