11 de noviembre de 2006

Dos fármacos investigados para el lupus podrían combatir la aterosclerosis

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Wake Forest (Estados Unidos) han descubierto que dos fármacos que han sido investigados durante varios años para su uso contra el lupus, la tricostatina A (TSA) y el ácido hidroxámico suberoilanilido (SAHA), podrían estabilizar las placas ateroscleróticas en las paredes de las arterias y ayudar a evitar los ataques cardiacos y los ictus. Las conclusiones del estudio se han hecho públicas durante una reunión del Colegio Americano de Reumatología celebrada en Washington (Estados Unidos).

Según los investigadores, la TSA y el ácido SAHA disminuyen los depósitos de colesterol en las paredes de las arterias. Los dos fármacos forman parte de una clase de fármacos llamados inhibidores de la histona deacetilasa o HDI, según sus siglas en inglés, que funcionan a través de múltiples mecanismos, uno de ellos antiinflamatorio: disminuyen las proteínas inflamatorias producidas por los macrófagos, un tipo de glóbulos blancos.

Los científicos explican que estas proteínas inflamatorias pueden hacer inestable la placa aterosclerótica. Los macrófagos procedían de ratones normales y los experimentos se realizaron en el laboratorio.

Después de que los macrófagos fueron tratados con TSA o SAHA, los investigadores también midieron en los macrófagos las reducciones en LDL y en colesterol total. Según los investigadores, los fármacos evitaron que los macrófagos se convirtieran en células espumosas en las paredes arteriales, un componente clave en la acumulación de placa que conduce al estrechamiento de las arterias y eleva el riesgo de ataques cardiacos e ictus.

Según los investigadores, tendiendo en cuenta que la aterosclerosis al ser en parte una enfermedad inflamatoria podría beneficiarse de los efectos antiinflamatorios de TSA y SAHA.