17 de diciembre de 2014

Disminuye la ingesta media de calorías en España, aunque el perfil calórico está desequilibrado

Hay un excesivo consumo de grasas y proteínas mientras el de hidratos de carbono es más bajo del recomendado

Disminuye la ingesta media de calorías en España, aunque el perfil calórico está desequilibrado
EUROPA PRESS

   MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La ingesta media de calorías en España está disminuyendo pese a lo cual existe un desequilibrio en el perfil calórico, con un excesivo consumo de grasas y proteínas mientras el de hidratos de carbono es más bajo del recomendado, según el estudio científico ANIBES (Antropometría e ingesta y Balance Energético en España).

   Se trata de la primera investigación a nivel nacional e internacional que evalúa no sólo la ingesta, sino también el gasto energético en España, además de los hábitos alimentarios, los datos antropométricos y los patrones de actividad física en una muestra representativa de la población de nuestro país.

   Este estudio, realizado sobre 2.000 personas de 9 a 75 años por la Fundación Española de la Nutrición en colaboración con un comité científico de expertos, aporta como novedad también el uso de las nuevas tecnologías como tablets y móviles para la recogida de los datos y su posterior análisis.

   Así, según el estudio la ingesta media de calorías se sitúa en 1.820 kilocalorías al día frente a las 3.008 kilocalorías al día en 1964 o las 2.609 de 2010. Sin embargo, el perfil calórico de la población española refleja "cierto desequilibio" ya que hay un excesivo consumo de grasas y proteínas, al tiempo que la ingesta de hidratos de carbono es menor a la recomendada.

   Este trabajo ha analizado por primera vez la energía que aportan un total de 16 grupos y 29 subgrupos de alimentos y bebidas, lo que permitirá conocer con precisión la contribución real de cada uno de ellos a la energía total de la dieta.

   Así, el estudio revela que el 85% total de la energía total de la dieta proviene de la ingesta de pan, aceite de oliva, carnes, bollería y pastelería, embutidos y otros productos cárnicos, leche, fruta, platos precocinados, verduras y hortalizas, granos y harinas, pescados y mariscos, pasta, quesos, legumbres, yogur y leches fermentadas, bebidas de baja graduación alcohólica y huevos.

   El 15% restante procede de refrescos con azúcar, chocolates, otros lácteos, otros aceites, zumos y néctares, salsas y condimentos, mantequilla, margarinas y mantecas, cereales, azúcar, cereales de desayuno y barritas de cereales, aperitivos, mermeladas, otras bebidas con alcohol, cafés e infusiones, bebidas de alta graduación, vísceras y despojos, refrescos sin azúcar y agua,

   En este sentido, el profesor Gregorio Varela-Moreiras, presidente de la FEN y catedrático de nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, ha señalado que "conocer con exactitud los hábitos alimentarios y de actividad física reales de la población permitirá establecer en el futuro recomendaciones, así como guías alimentarias y de hábitos y estilos de vida más ajustados a la realidad y más eficaces en la prevención del sobrepeso y la obesidad".

   A su juicio, al comprender el concepto de balance energético, es decir, la importancia de ingerir la misma cantidad de energía que la que se gasta a través de la actividad física, el metabolismo basal en reposo y el efecto térmico de los alimentos, se cuenta ya con uno de los factores más importantes para controlar el sobrepeso y prevenir la obesidad.

   Así, ANIBES ha analizado la ingesta de energía y patrones alimentarios según la edad y el sexo de la población y, según el profesor Varela, sólo el grupo de niños y niñas de 9 y 12 años tienen una ingesta de energía media acorde con lo recomendado para su edad. "El resto de los grupos de edad se encuentran por debajo de la media recomendada", asegura: los varones adolescentes sólo alcanzan el 85% de la recomendación media; los adultos el 89,6% y los hombres mayores el 85%, mientras entre las mujeres la adolescentes cumplen al 85%, las adultas en un 92,3% y las mayores, un 90,1%.

   En el estudio han participado la Academia Española de Nutrición, la Sociedad Española de Nutrición, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, la Fundación para la Investigación Nutricional, la Asociación de Estudio Nutricionales y el Grupo de Investigación en Nutrición, Ejercicio y Estilo de Vida Saludable y ha contado con la colaboración de CocaCola.