13 de febrero de 2014

El director general de Sanidad dice al PSdeG que "no confunda los deseos con la realidad"

Insiste en que los cambios en la derivación de pacientes permiten un reparto "más equitativo" y rechaza priorizar el criterio de proximidad

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director general de Asistencia Sanitaria, Félix Rubial, ha replicado al PSdeG que "no confunda los deseos con la realidad", tras pedir la diputada socialista Carmen Acuña de nuevo la dimisión de la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera.

Durante su intervención en la Comisión de Sanidad para preguntar a Rubial sobre el "trasvase de pacientes" entre las áreas sanitarias, Acuña se ha referido a la situación de Mosquera, cuya dimisión han pedido en las últimas semanas tras anular e TSXG el ascenso de su marido a una jefatura de servicio en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) cuando la consejera era gerente del Sergas. "¿Cuándo va a dimitir la señora Mosquera?", ha inquirido.

En su respuesta, el director general ha incidido en que no se han modificado las áreas sanitarias, sino que se han cambiado los criterios de derivación de pacientes con el fin de "garantizar el acceso en igualdad de condiciones a cualquier especialidad, técnica, tecnología o procedimiento". La medida, ha incidido, permite hacer "un reparto más equitativo" de los pacientes.

"Solo para las necesidades que no puedan ser resueltas en el centro de referencia, los pacientes de Ferrol, Lugo, Cervo y Monforte van a A Coruña; los de Pontevedra y O Salnés, a Santiago; y los de Ourense, Verín y O Barco, a Vigo", ha agregado y ha asegurado que, de no tomarse esta decisión se producirían "resultados irreparables a medio y largo plazo".

Asimismo, Rubial ha rechazado que la decisión, que rebaja la población de referencia del área sanitaria de Vigo esté relacionada con el tamaño del nuevo hospital que se está construyendo en la ciudad.

La autora de la pregunta ha destacado que los profesionales están "preocupados por la posible descapitalización" del complejo de Vigo, mientras que la ciudadanía de la zona "tiene un cabreo monumental". "Hablamos de 300.000 personas que sacan de su casa para mandarlas al hospital vecino", ha protestado y se ha preguntado cómo, si el nuevo sistema es "tan equitativo" hay una protesta convocada este jueves y otra este viernes.

"LA APUESTA DEL PP"

En el mismo sentido se ha pronunciado la diputada del BNG Montse Prado, que ha hecho una pregunta similar y ha avisado de que "no es solo una reordenación de las derivaciones", sino que la decisión "lleva implícita la apuesta del PP" y muestra "las áreas que potencia y las que no". "Si fuese una cuestión técnica no sería explicable la oposición", ha agregado y ha acusado a la Xunta de tomar la decisión "de espaldas a todos los sectores implicados".

Rubial ha replicado que "el descontento va por barrios", pero ha pedido no ver la decisión "como una batalla". "No hay vencedores ni vencidos", ha sostenido y ha repetido que la medida es "exclusivamente de ordenación asistencial" y se ha hecho "desde la mayor de las responsabilidades". Además, ha afirmado que "el número de personas perjudicadas es muy limitado".

El director general ha considerado que "el criterio fundamental puesto en marcha por una administración sanitaria no puede ser nunca el de proximidad", sino que debe ser "el de calidad y seguridad en la prestación". "El de proximidad es importante, pero no es decisivo", ha concluido.

PETICIÓN DE ADOPCIÓN

Por otra parte, la directora general de Familia e Inclusión, Amparo González Méndez, ha vuelto asegurar que "es rotundamente falso que la Xunta niegue la adopción a una pareja por su condición de homosexual", en respuesta a una pregunta de la diputada socialista Carmen Gallego, que ha recordado la denuncia de dos hombres que acusan a la administración autonómica de negarles una adopción por "homofobia".

González Méndez ha reiterado que en Galicia hay otras parejas homosexuales que tienen niños adoptados y ha apuntado que este es el único caso que no cuenta con la aprobación porque "el informe psicosocial" elaborado por los técnicos determinó que "no eran idóneos". "No se tiene en cuenta la orientación sexual de los integrantes de la pareja", ha añadido y ha señalado que se evalúan otras cuestiones como la motivación, la madurez o la estrategia de resolución de conflictos, "igual que en las parejas heterosexuales".

En este caso, ha afirmado, "se cumplieron los trámites exigidos por la legislación vigente en todo momento" y, dado que la pareja ha llevado a la Xunta a los tribunales, "está pendiente de resolución judicial".

Por su parte, gallego ha considerado que los hechos "se pueden interpretar como un caso de homofobia por parte de la administración autonómica" y ha asegurado que "es gravísimo". Así, ha estimado que es llamativa "la no realización del procedimiento de evaluación sobre capacidad e idoneidad para adoptar" y que una entrevista que "tenía que durar cinco horas se resolvió en diez minutos".

Para leer más