7 de diciembre de 2009

Descubren genes protectores contra la tuberculosis

Descubren genes protectores contra la tuberculosis
S.FRUITSMAAK/WIKIMEDIA COMMONS

OTTAWA, 7 Dic. (Reuters/EP) -

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Canadá publicado esta semana en 'Journal of Experimental Medicine' ha identificado los rasgos genéticos que podrían estar protegiendo a ciertas personas de la tuberculosis. Este hallazgo abre nuevas vías para conseguir una vacuna más efectiva contra esta enfermedad.

En concreto, se estudió a un total de 128 familias de dos suburbios de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), donde la tuberculosis tiene una alta prevalencia. Ninguna de las familias sufrió esta enfermedad, aunque algunos estaban infectados con la bacteria que la causa. Las familias incluyeron 186 padres y 350 descendientes. Cerca de un 40 por ciento de los niños estaba infectado con esta bacteria.

Tras estudiar los genes de estas personas, los científicos detectaron patrones genéticos entre los niños infectados y aquellos que no, sobre todo relacionados con dos cromosomas específicos.

Según el genetista de la Universidad McGill (Canadá) Erwin Schurr, director de la investigación, "el cromosoma 11 y el 5 estaban enriquecidos en niños en particular, que no fueron infectados". Ahora los investigadores clonarán los genes que parecen dar esta protección y los estudiarán para descubrir sus mecanismos. "Necesitamos ahora participantes en Vietnam y Marruecos", apuntó.

"El mensaje es que estar infectado o no infectado no es una cuestión de suerte". "Ser infectado o no es una característica de los individuos y por tanto, puede ser manipulada para prevenir la infección (...) Si esto está en tu genoma, hay factores que tu puedes identificar y una vez identificados, puedes apuntar a ellos en personas que actualmente son propensas a la infección", destacó.

Cerca de 1,8 millones de personas murieron en el mundo durante 2008 por tuberculosis, la séptima causa de muerte del planeta. De estos fallecidos, cerca de medio millón tenía también sida. Según los autores, este estudio podría ayudar a descubrir los mecanismos que trabajan detrás de la resistencia natural a la tuberculosis.