18 de septiembre de 2014

Descartan el contagio en el paciente aislado en el Hospital Torrecárdenas (Almería), que padece paludismo

ALMERÍA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los análisis efectuados por el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III han descartado que el hombre de 36 años de Guinea Conakry que permanece en situación de aislamiento preventivo en el Complejo Hospitalario Torrecárdenas de Almería desde la madrugada del jueves esté infectado por el ébola.

En una nota, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha recordado que el hospital almeriense activó el protocolo de actuación contra el ébola tras aparecer un caso sospechoso, ya que el paciente había estado recientemente en Guinea Conakry, presentaba fiebre alta y otra sintomatología compatible con la enfermedad, si bien, los resultados de las muestras remitidas al laboratorio de referencia nacional han descartado finalmente dicha sospecha, confirmando que se trata de un brote de paludismo.

El paciente acudió en primer lugar al centro de salud de Roquetas con un cuadro de fiebre alta, desde donde fue derivado al Complejo Hospitalario Torrecárdenas. En el centro hospitalario se activó, de forma preventiva, el protocolo contra el ébola.

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha agradecido a los profesionales el trabajo realizado y recuerda que "el sistema sanitario público andaluz está preparado para atender posibles casos y cuenta con protocolos específicos para la detección, atención y actuación tanto ante una sospecha de ébola como para atender un posible, aunque improbable, caso".

PROTOCOLO

Los centros sanitarios andaluces cuentan con protocolos de actuación previstos para atender posibles casos de ébola, protocolos que están en consonancia con el establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con quien existe comunicación a fin de establecer las acciones de coordinación necesarias en materia de salud pública.

Ante la aparición de un posible caso, el protocolo establece que el paciente debe ser aislado y trasladado a la unidad de infecciosos del hospital de referencia, donde permanecerá en una habitación aislado, dotado de todo el material necesario para su atención. Los profesionales que atiendan a los pacientes afectados por este virus, tendrán que utilizar mascarillas, guantes dobles, lavarse las manos antes y después de tocar al paciente y estar provistos de batas impermeables, patucos y gorros.

El protocolo establece además las medidas de protección de profesionales que entren en contacto con el paciente afectado por la enfermedad, así como para aquellos que se encarguen de la desinfección de los habitáculos o materiales con los que haya estado con contacto dicho paciente. Del mismo modo, enumera cómo debe vestirse y desvestirse el personal, con batas o trajes de protección, mascarillas, patucos, dobles guantes y gafas, así como el material que se entregará al paciente para su aislamiento (mascarilla, bata desechable de manga larga y guantes).

En lo que a los centros sanitarios se refiere, señala que deben existir habitaciones de aislamiento, y en lo que respecta a las ambulancias, está definido cómo se realizarán dichos traslados, así como la forma en la que se tiene que esterilizar el habitáculo.

La Consejería recomienda que aquellos pacientes con sospecha de estar afectados por el virus eviten el contacto directo con otras personas y que se pongan en contacto con los servicios sanitarios a través del teléfono de emergencias sanitarias 061 a fin de evitar que acudan a un centro sanitario. En este caso, los servicios sanitarios se desplazarán al domicilio del paciente con sospecha y se activarán los protocolos de traslado establecidos. En caso de que el paciente con sospecha de estar afectado por el ébola decida acudir a un centro sanitario es importante que informe de la situación al personal antes de ser atendido.

En Europa y, en concreto, España, teniendo en cuenta la forma de transmisión de la enfermedad --a través de los fluidos o secreciones corporales-- y la escasa relación con los países en los que se ha extendido la enfermedad, el riesgo de aparición de casos importados se considera muy bajo.

La confirmación de un caso sospechoso será realizada por el laboratorio de referencia del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, donde se remitirán las muestras a fin de realizar las pruebas definitivas.