5 de noviembre de 2012

En desarrollo una 'App' que localiza los desfibriladores más cercanos

En desarrollo una 'App' que localiza los desfibriladores más cercanos
UC

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de Pensilvania (Filadelfia, Estados Unidos) está trabajando en el desarrollo de una aplicación para el teléfono móvil que permita localizar la existencia de desfibriladores externos automáticos (DEA) en los lugares públicos con el fin de conocer la ubicación del más cercano en caso de necesidad.

Para ello, reclutaron a trabajadores mediante 'crowdsourcing' (externalizar tareas a un grupo numeroso de personas o una comunidad, a través de una convocatoria abierta) con el fin de localizar, fotografiar y ubicar en el mapa de la ciudad, gracias a una aplicación en el móvil, desfibriladores externos automáticos situados en lugares públicos. Encontraron más de 1.400.

Los datos recogidos en la investigación, financiada por la Fundación para la Salud Robert Wood Johnson y la Sociedad de Programas de Investigación, se utilizarán para crear una nueva aplicación móvil que permita ayudar a localizar el desfibrilador externo más cercano en situaciones de emergencia y para que los operadores de los servicios de emergencia se lo hagan saber a los testigos de un paro cardíaco mientras llega la asistencia sanitaria.

Aunque los desfibriladores externos automáticos (DEA) se han vuelto cada vez más disponibles en lugares públicos, incluyendo gimnasios, escuelas, edificios de oficinas y tiendas al por menor, "no hay ninguna base de datos centralizada de sus lugares, y su uso en situaciones de emergencia sigue siendo baja", explicó Raina Mercante, responsable del estudio y profesor asistente de medicina en la Universidad de Pensilvania.

Más de 313 equipos y personas encontraron la ubicación de desfibriladores en más de 500 edificios en toda Filadelfia, incluyendo gimnasios (19 por ciento), escuelas (16 por ciento) y oficinas (11 por ciento), en el estudio liderado por Mercante, presentado en las sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón y publicado en 'Journal of the American Heart Association'.

"La desfibrilación rápida es un eslabón esencial para salvar a las víctimas de un paro cardíaco. Se consigue con los desfibriladores automáticos externos, pero primero tenemos que saber dónde están --dijo Merchant--. Se estima que se han vendido un millón de estos aparatos en todo el país, pero debido a que no están sujetos a las mismas normas de la FDA (agencia estadounidense del medicamento) como dispositivos médicos implantables, necesitamos un mapa de su ubicación".

Los investigadores crearon también el concurso con el fin de investigar si el 'crowdsourcing' es un proyecto viable para la vigilancia de la salud pública. Según el director del estudio, la participación del público como "ciudadanos científicos" puede ayudar a identificar los recursos sanitarios de emergencia y necesidades, y al mismo tiempo mejorar el conocimiento sobre ellos.

"Cada desfibrilador encontrado representa una oportunidad para salvar vidas", destacó Merchant, quien añadió que el 'crowdsourcing' ha resultado viable para la identificación de lugares públicos con estas herramientas sanitarias en una gran ciudad y que la tecnología GPS puede validar los datos de salud proporcionados por el público.