8 de julio de 2007

Una dermatóloga dice que tomar el sol en verano "produce vejez"

Una dermatóloga dice que tomar el sol en verano "produce vejez"

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La jefa de sección de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre, Aurora Guerra, aseguró hoy que tomar el sol en verano "produce vejez porque altera la piel que pierde colágenos, salen manchas, se hace flácida, se descuelgan las facciones y las arrugas se hacen presentes" lo que produce, según ella, "una nueva forma de enfermedad mental que es la fobia a envejecer".

En declaraciones a Europa Press Televisión, aclaró que dicho problema se produce "fundamentalmente en mujeres entre 50 y 60 años" que han tomado mucho sol en años anteriores por lo que concluyó que es mejor "prevenir antes que curar" ya que "el sol es uno de nuestros enemigos en el envejecimiento". "Una morenita de hoy será una vieja arrugada del mañana", sentenció.

Así, apuntó a la mayor potencia del sol y al agua como los principales "riesgos para la piel" en verano, sobre esta última llamó la atención sobre la importancia de no olvidarse de que "el mar tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes".

También destacó que existen otros riesgos para la dermis en esta época del año como los ataques de medusas o incluso la deshidratación provocada por "estar excesivo tiempo en el agua", a lo que pueden añadirse "contagios por los hongos a los que les encanta la humedad".

Además, como otro tipo de medidas necesarias para protegerse del agua resalto que "hay que tener la precaución de secarse muy bien cuando se sale del agua, porque mantener la humedad favorece la aparición de hongos, sobre todo entre los dedos de los pies" o incluso "intentar ponerse un calzado que pueda aislar del ambiente donde estamos pisando o echar unos polvitos antifúngicos que van a esterilizar" la zona.

PREVENCIÓN

En cuanto al sol, advirtió que "es bueno ir prevenido" porque hay que "intentar siempre llevar una buena protección solar" y ropa adecuada para las temperaturas. Además, de "no estar al sol a mediodía y una buena crema de protección solar que tenga al menos un 30 por ciento de factor de protección".

Asimismo, destacó que "el moreno no es más que el grito que da la piel cuando la están atacando". "Lo ideal no sería estar moreno, sino tener un color mínimamente tostado porque querría decir que la piel no habría sufrido este riesgo", aclaró.

Respecto al aumento de enfermedades relacionadas con la excesiva exposición de la piel al sol en tiempos de verano, subrayó que, "en las últimas décadas y cada vez más", se encuentran "multitud de cánceres de piel", de los cuales el "más grave es el melanoma".

En este sentido, especificó que el "fruto" de tomar el sol en los últimos 20 ó 30 años por seguir una moda que asoció el moreno en la piel con el toque chic de glamour es ahora "el cáncer en muchísimas personas de 50 ó 60 años".

De esta forma, recalcó que las quemaduras se producen no "por el uso constante sino intermitente del sol". "Las quemaduras en la infancia o en la juventud son tener muchas papeletas para tener cáncer de piel" en el futuro, concluyó.