19 de octubre de 2012

Demuestran los beneficios de la radioterapia tras la cirugía en cáncer de próstata

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

"Estos resultados a largo plazo nos tranquilizan sobre la prestación continua y la seguridad de la terapia de radiación después de la prostatectomía para una gran proporción de hombres con cáncer de próstata, localmente avanzado o de alto riesgo", explica Michel Bolla del Centro Hospitalario Universitario A Michallon, Francia, que lideró la investigación que este viernes publica la revista 'Lancet'.

"También sugieren que los pacientes más jóvenes y aquellos con márgenes quirúrgicos positivos tienen más probabilidades de beneficiarse de la radioterapia inmediata, mientras que en los adultos mayores (70 años de edad o más) podría tener efectos perjudiciales", dice Bolla.

A nivel mundial, el cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres después del cáncer de pulmón. Uno de los principales tratamientos consiste en la extirpación de la próstata, pero para los pacientes cuyo cáncer se ha diseminado fuera de la próstata, el riesgo de recurrencia puede ser del 10%. Un ciclo de radioterapia se prescribe a menudo para mejorar los resultados.

Bolla y su equipo siguieron a 1.005 pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo durante más de 10 años, para examinar el efecto de la radioterapia postoperatoria inmediata (dado en un plazo de 4 meses después de la cirugía) contra el método de conducta expectante hasta los primeros signos de recurrencia de la enfermedad.

Incluso después de 10 años, los hombres que recibieron radioterapia después de la cirugía inmediata todavía tenían, bioquímicamente, mucha mejor supervivencia libre de progresión en comparación con aquellos que sólo fueron controlados, sin diferencias significativas en la toxicidad grave. También tenían un control sustancialmente mejor y eran menos propensos a necesitar terapia hormonal, que puede tener efectos secundarios después de un uso prolongado.

Pero en contraste con la diferencia inicial (a 5 años), los resultados clínicos de supervivencia libre de progresión (en los que la enfermedad no se ha extendido a otras partes) no mejoró significativamente con la radioterapia inmediata después de 10 años, y la radioterapia tampoco tuvo ningún efecto sobre las tasas de diseminación cancerosa distante a 10 años o en la supervivencia general.

En un comentario vinculado, Jason A. Efstathiou, del Massachusetts General Hospital en Boston, discute si hay suficientes pruebas para discernir quién debe y quién no debe recibir radioterapia después de la cirugía y cuál es el mejor momento para iniciar el tratamiento. "En última instancia, la decisión de tratamiento necesita una aportación multidisciplinaria. Cuando la cirugía probablemente no ha curado a un paciente, los datos prospectivos todavía apoyan la radiación postoperatoria. La responsabilidad recae entonces en el equipo de uro-oncología para discutir la radiación posoperatoria con el paciente, el calendario óptimo de iniciación cuando se utiliza, o para proporcionar una justificación cuando no se hace".