31 de agosto de 2006

El CSIC identifica un mecanismo de interacción de proteínas clave en la aparición de enfermedades inflamatorias

((Esta noticia está embargada hasta las 18:00 horas))

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han identificado que un nuevo dominio de interacción de proteínas, denominado PB1, es clave en la respuesta inflamatoria, el asma, y otras enfermedades, como la obesidad, la diabetes y la osteoporosis. Esto permitiría el desarrollo de dianas terapéuticas específicas más selectivas y menos tóxicas, y está siendo estudiado por diversas compañías farmacéuticas, informó hoy el CSIC según un artículo del último número de la revista 'Molecular Cell'.

Jorge Moscat, investigador adscrito al Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid, señaló que "si se logra inhibir la interacción concreta entre la proteína p62 y las kinasas PKC atípicas, que controla la respuesta de los linfocitos a los estímulos alérgicos, se puede combatir la enfermedad de forma más efectiva y sin alterar otras funciones". La inhibición de la relación entre la proteína y las kinasas es posible gracias a que los mecanismos de interacción entre ellas varían de una molécula a otra.

En sus experimentos con ratones, el equipo de Moscat averiguó que el dominio de interacción PB1 cambia ligeramente en función de la proteína que lo utilice, la relación entre la proteína p62 y las kinasas PKC atípicas es selectiva y clave en la respuesta inflamatoria del organismo y en patologías como el asma, la diabetes, o la osteoporosis.

Por este motivo, los ratones transgénicos que este grupo de expertos creó en su laboratorio, carentes de la proteína P62, demostraron ser resistentes al asma y a la destrucción ósea, sin mostrar alteraciones patológicas en otros órganos. Esto indica que el diseño de medicinas que modulen la acción de p62 sería una manera eficaz de combatir enfermedades sin generar toxicidades.

El objetivo de estos investigadores es lograr que las nuevas dianas terapéuticas no inhiban la acción de proteínas necesarias para otras funciones celulares, lo que daría lugar a efectos secundarios indeseables. Moscat y María Teresa Díaz-Meco, la otra coordinadora del proyecto, dirigen en estos momentos un grupo de investigación encaminado a identificar estas nuevas dianas terapéuticas contra el cáncer, la obesidad y la inflamación en un nuevo centro de investigación creado en la Universidad de Cincinnati (EE.UU).

Por otra parte, el mecanismo de interacción PB1 también es utilizado por la proteína Par-6, implicada en los fenómenos de polaridad celular. Estos fenómenos tienen un papel clave en el desarrollo embrionario y en el mantenimiento de la estructura de órganos como el intestino. Este hallazgo puede tener aplicaciones en el tratamiento de patologías como el cáncer, dado que en el desarrollo de los tumores se pierde la forma de las células que desempeñan funciones clave en los órganos, modificando su estructura.