18 de mayo de 2006

El consumo de pescado rico en ácidos grasos omega 3 podría tener diferentes efectos sobre el ritmo cardiaco

El consumo de pescado rico en ácidos grasos omega 3 podría tener diferentes efectos sobre el ritmo cardiaco

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El consumo de pescado rico en ácidos grasos omega 3 podría tener diferentes efectos sobre el ritmo cardiaco, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Nueva York que se ha hecho público durante 'HEART RHYTHM 2006', la conferencia anual de la Sociedad del Ritmo Cardiaco que se celebra estos días en Boston (Estados Unidos).

Los expertos explican que aunque estudios anteriores han mostrado que el consumo de pescado podría proteger contra el desarrollo del tipo más común de arritmia, la fibrilación atrial, el estudio señala que consumir pescado se asoció en mayor medida con un mayor riesgo de desarrollar fibrilación atrial en varones físicamente sanos.

Tras tener en cuenta otros factores de riesgo, aquellos hombres que consumían pescado más de cinco veces por semana, tuvieron un 61 por ciento más de riesgo de desarrollar este tipo de arritmia en comparación con los que consumieron el alimento una vez al mes.

Estos descubrimientos son similares a los encontrados previamente en una población danesa relativamente joven en la que la edad media eran 56 años, pero contrastan con un estudio estadounidense realizado entre mujeres y hombres de más de 65 años. En esta población de mayores el consumo de pescado se asoció con menores riesgos de desarrollar fibrilación atrial. Además, los suplementos de ácidos grasos omega 3 redujo el riesgo de desarrollar la arritmia después de cirugía cardiaca en un ensayo clínico aleatorizado.

Según los científicos, dentro de la misma población del estudio actual el consumo de pescado se asoció con un menor riesgo de muerte cardiaca súbita, que es el resultado de la fibrilación ventricular, una arritmia cardiaca mucho más amenazadora para la vida que la fibrilación atrial.

Los autores del estudio señalan que estudios previos sugieren que los ácidos grasos omega 3 podrían acentuar el tono vagal, algo que ha mostrado proteger contra la fibrilación ventricular y la muerte cardiaca súbita, pero que podría promover la fibrilación atrial en individuos susceptibles. Según los investigadores, los descubrimientos del estudio actual podrían verse influidos por el tipo de población relativamente joven y sana en la que el tono vagal podría tener un impacto más significativo.

Según los investigadores, el mensaje no es que se deje de comer pescado, sino que este alimento podría tener diferentes efectos sobre las personas y que tanto el estilo de vida como los hábitos de alimentación deben ser adaptados a cada individuo para promover una salud global.