3 de abril de 2012

Consiguen detener el crecimiento del parásito de la malaria

Consiguen detener el crecimiento del parásito de la malaria
JAMES GATHANY (CDC)/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo compuesto, que ha demostrado ser prometedor para neutralizar bacterias peligrosas, también evita el crecimiento del parásito que causa la malaria, según una nueva investigación llevada a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Yale, encabezada por el laureado Nobel, Sidney Altman.

El compuesto -creado en los laboratorios de Altman, y el coautor Choukri Ben Mamoun, en la Escuela de Medicina de Yale- penetra en las células rojas de la sangre, y ataca a la maquinaria que permite al parásito crecer dentro de las células. Este hallazgo ha sido publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

El paludismo afecta a más de 200 millones de personas en todo el mundo, y mata a más de un millón de personas al año. La enfermedad es causada por cinco especies de parásitos del género Plasmodium, que se transmiten a los seres humanos por los mosquitos. Ahora, según Altman, el nuevo compuesto puede ayudar a luchar contra esta enfermedad, ya que, según el investigador, "el compuesto también afecta a las cepas de malaria que son resistentes a fármacos como la cloroquina y la pirimetamina".

El trabajo es una consecuencia del descubrimiento del profesor de Yale, de Inmunobiología, Alfred L. M. Bothwell -el investigador descubrió un péptido básico que puede penetrar paredes y membranas celulares. Posteriormente, en el nuevo estudio, Altman y sus colaboradores añadieron un trozo de ARN para este péptido se adhiriese al ARN mensajero producido por los parásitos dentro de las células sanguíneas -la presencia de este complejo activa una respuesta molecular que desactiva el parásito.

Altman ha demostrado que este compuesto puede matar a cepas peligrosas de bacterias y, actualmente, está investigando su eficacia en la lucha contra las infecciones en heridas de la piel. Como conclusión, Altman hace hincapié en que deben llevarse a cabo más pruebas para asegurar de que el compuesto funciona también en animales y personas, y apunta que "pasará algún tiempo, antes de que se encuentre comercialmente disponible".