15 de marzo de 2012

El Congreso rechaza extender la subasta de medicamentos andaluza al resto de las comunidades

El PSOE la contrapone al copago catalán y subraya que permitiría ahorrar 1.500 millones al año

   MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado extender el sistema de subastas de medicamentos impulsado por la Junta de Andalucía como medida de ahorro en el gasto farmacéutico al Sistema Nacional de Salud (SNS), como pedía el PSOE. La iniciativa contó con los votos en contra de PP y los partidos nacionalistas y la abstención de UPyD.

   El diputado por Granada José Martínez Olmos fue el encargado de defender este jueves la moción argumentando que la extensión del modelo permitiría ahorrar 1.500 millones de euros al año y, coincidiendo con la aprobación este miércoles en Cataluña del copago sanitario, ha dicho que esta región "se beneficiaría" de, al menos, 170 millones de euros, "muchos más de los que van a recaudarse con la implantación del copago".

   El que fuera secretario general de Sanidad durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha defendido el sistema andaluz como otra forma de afrontar la crisis en recortar servicios públicos y sin favorecer su privatización. Así, ha ensalzado la apuesta "inequívoca" del PSOE por una sanidad "pública, fuerte y gratuita".

   El PSOE no aceptó una enmienda del PP que pretendía que la Cámara respaldase otro texto que recogía que se evitase que una comunidad autónoma pueda "romper la cohesión del sistema mediante a aplicación de criterios unilaterales en el sistema de precios previsto en el mismo".

   Por su parte, el parlamentario 'popular' Manuel Cervera acusó a los socialistas de tratar de extender un modelo que invade competencias del Estado y de las propias comunidades autónomas, sin dejar que éstas gestionen su propio sistema. Además, ha llamado a ahorrar a base de gestionar bien pese a que la "gestión ética brilla por su ausencia en la Junta de Andalucía".

EL 25M, EN EL CONGRESO

   Por otro lado, ha acusado al PSOE de usar la política farmacéutica para intentar sacar rédito político para las elecciones del 25 de marzo. Se trata, a su juicio, de una "política barriobajera" que se sirve del "estrado" de la Cámara para "hacer campaña".

   La supuesta intención electoralista del PSOE con esta moción también ha sido objeto de reproche por parte de los diputados de otros grupos, como el portavoz del Grupo Vasco, Emilio Olabarría, que llegó a hablar de "perversión reglamentaria" y de "poco decoro institucional" que se intente "incorporar las elecciones" a los debates parlamentarios. También la diputada de CiU María Concepció Tarruella ha pedido que "los mítines electorales no se trasladen a la cámara".

   En lo que respecta al motivo de la iniciativa, Tarruella ha afirmado que, respetando que Andalucía haya optado por la subasta de medicamentos, Cataluña es partidaria de que los diferentes productos compitan en el mercado para evitar así un posible monopolio o el riesgo de desabastecimiento. También Olabarría se ha mostrado contrario a la medida porque supone una "invasión competencial de una comunidad autónoma de los derechos de otras".

   Por su lado, la portavoz de UPyD Rosa Díez ha lamentado que la iniciativa no haya contenido información sobre lo que, a su juicio, es lo realmente interesante, la racionalización del gasto farmacéutico; mientras que Gaspar Llamazares (GIP) ha dicho que "no tiene problema" con la subasta como un mecanismos más de ahorro farmacéutico, sin embargo, ha subrayado que no comparte el "creacionismo" por el cual las comunidades autónomas se convierten en "laboratorios" de políticas sanitarias que a veces "bordean las competencias atribuidas".

COPAGO

   Durante su intervención, Llamazares ha incorporado al debate la aprobación ayer en Cataluña del copago sanitario que, según ha recalcado, es "una clara agresión al sistema sanitario público". En esta línea, ha censurado que el PP considere ese "repago" como una "prestación administrativa".

   Así las cosas, considera que supone "gravar la asistencia sanitaria, la salud de los españoles, y agravar la ineficiencia del sistema farmacéutico porque los españoles que no van a la atención primaria, irán a la hospitalaria y nos costará mucho más". "Pan para hoy y hambre para mañana", ha dicho el diputado, que también considera un "fraude y estafa electoral" ya que los 'populares' dijeron en campaña que "no iban a aceptar ni copagos, ni repagos, ni tasas".