29 de mayo de 2014

Condenan al SERMAS a pagar 60.000 euros a un hombre por lesiones tras el retraso de diagnóstico de la meningitis

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) a pagar 60.000 euros más los intereses legales a consecuencia de las lesiones neurológicas ocasionadas en un paciente a raíz de un retraso en el diagnóstico de una meningitis postquirúrgica que padecía.

Así lo decreta la sección décima de la Sala Contencioso Administrativo del TSJM tras estimar parcialmente el recurso tramitado por los servicios jurídicos de la asociación 'El Defensor del Paciente'.

Los hechos se remontan a febrero de 2009 cuando un paciente de 65 años fue sometido a una operación de descompresión de unión cráneo-cervical en el Hospital de la Princesa, siendo dado de alta el día 4 de marzo.

No obstante, el 20 de marzo acudió a las Urgencias del Hospital Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares por presentar tumefacción y bulto en la zona de la herida quirúrgica, pero se le dio de alta el mismo día con recomendación de observación domiciliaria y control por su médico de Atención Primaria.

Pese a ello, el 22 de marzo volvió a acudir a Urgencias con un empeoramiento y se le volvió a dar de alta con idéntica recomendación. Luego, ya en abril, el paciente fue a La Princesa por haber aumentado la tumefacción y el volumen del bulto que se hallaba alrededor de la herida quirúrgica, junto a 38 grados de fiebre, pero el Servicio de Neurología consideró que el cuadro febril no parecía tener origen meníngeo, y recomendó estudio analítico si persistía.

El 17 de abril de 2009 acudió, de nuevo, al Hospital Príncipe de Asturias por continuar con fiebre, quedando ingresado. En esta ocasión se le realizaron numerosas pruebas, entre ellas un hemocultivo con resultado positivo al 'staphilococus aureus', pero el Servicio de Neurología consideró que no existía infección meníngea.

Ya e 10 de mayo de 2009 se procedió a trasladar al paciente desde el Hospital Príncipe de Asturias a La Princesa por carecer aquel de Servicio de Neurocirugía. Después de un deterioro de su estado se efectuó una TAC que evidenció un aumento importante del tamaño ventricular, por lo que se le intervino de urgencia. Durante su ingreso en el Hospital de la Princesa se le efectuaron diversas reintervenciones.

Así, en septiembre de 2009 fue dado de alta pero requirió una sonda nasogástrica para nutrirse y un tratamiento diario para rehabilitarse de las lesiones neurológicas que se generaron.

En su sentencia, el TSJM concluye que a raíz de los informes periciales presentados hubo falta de análisis y cultivo del seroma" que "impidió diagnosticar el origen de la fiebre" y también adelantar el diagnóstico y el tratamiento de la meningitis, todo lo cual "ha tenido repercusión en la salud física y psíquica del paciente".

Entiende la Sala que, por ello, se privó al paciente de una "cierta expectativa de curación o de mejorar de su salud y evitar, en todo o parte, las secuelas que padece". Sin embargo, en el proceso no se acredita a juicio del TSJM todas las secuelas que el demandante sostiene que le generó el retraso del diagnóstico.