21 de febrero de 2006

La Comunidad de Madrid prohíbe la cría de aves de corral al aire libre para evitar contactos con las silvestres

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid prohibió hoy la cría al aire libre de aves de corral en su territorio con el fin de evitar que estén en contacto con otras silvestres, especialmente las migratorias, que puedan ser portadoras del virus de gripe aviar.

Asimismo, habilitó un número de teléfono (902-024-466), disponible los siete días de la semana, al que los ciudadanos pueden llamar para resolver dudas sobre este asunto e informar de la localización de cadáveres de aves, especialmente si se trata de grupos o colonias, para proceder a su recogida. No obstante, si el hallazgo se da en el municipio de Madrid hay que alertar al 010.

Así lo anunció hoy en rueda de prensa el consejero de Economía e Innovación Tecnológica, Fernando Merry del Val, quien insistió en transmitir un "mensaje de tranquilidad" a la población madrileña basándose en que la Comunidad de Madrid no es una zona de alto riesgo frente a la amenaza de la gripe aviar y que el Gobierno regional ha adoptado "todas las medidas posibles" de prevención.

En este sentido, apuntó que desde finales de 2005 hasta principios de este mes se han analizado muestras sobre más de 1.400 aves procedentes de las 35 explotaciones de cría aviar que existen en la región.

En el caso de ejemplares capturados en medio natural, esto es, silvestres, la cifra de muestras analizadas supera los 150, y en el caso de aves muertas, el medio centenar. Merry del Val aseguró que en ningún caso se han dado resultados positivos al virus de la gripe aviar.

NO HAY RAZONES PARA LA ALARMA

Durante su comparecencia, el consejero de Economía e Innovación Tecnológica hizo hincapié también en que el consumo de huevos y carne de aves no entraña ningún peligro, ya que no existe riesgo de transmisión a partir de carne debidamente cocinada.

En relación con la posible localización de aves muertas, Merry del Val respaldó la postura del presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, Juan José Badiola, de que no hay razones para la alarma porque "en España hay aves que se mueren todos los días, de viejas, de enfermedades, de accidentes...", comentó.

No obstante, advirtió de que si se localizan cadáveres en grupo, especialmente de ejemplares migratorios y acuáticos, que son los más susceptibles a ser portadores del virus, sí podría ser un "síntoma" de riesgo que, en todo caso, deberá confirmar el análisis de los restos.

A este respecto, el consejero madrileño recordó que las dos aves muertas halladas el pasado fin de semana en Móstoles (un pájaro carpintero y un mirlo) no son migratorias ni acuáticas y estimó que los resultados del análisis de la gripe aviar, realizados en el Centro Nacional de Referencia Veterinaria del Ministerio de Agricultura de Algete, se conocerán "hoy o mañana".

UNAS 15 EXPLOTACIONES AFECTADAS

Según datos de la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica, de la que depende la Dirección General de Agricultura, en la Comunidad de Madrid hay dos millones de aves ponedoras --lo que representa el 4 por ciento de toda España-- y 35 instalaciones de producción.

Merry del Val dijo que desde hace meses están sometiendo a una "vigilancia especial" a las granjas de explotación aviar y a los humedales de la región, a pesar de que ninguno de éstos están entre los declarados de alto riesgo a nivel nacional.

De las 35 explotaciones de cría aviar existentes en la región, aproximadamente la mitad, unas 15, según el director general de Agricultura, Luis Sánchez, tienen alguna fase de producción al aire libre. Además, también estarían afectadas por la restricción pequeñas granjas que no llegan a ser explotaciones y que están destinadas al autoabastecimiento o a un consumo muy local.

Por otro lado, Merry del Val explicó que para proteger a los trabajadores potencialmente expuestos a riesgo se han dado instrucciones a los trabajadores de las granjas para que dispongan de vestuario y calzado que debe ser utilizado exclusivamente dentro de la explotación.

OTRAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Del mismo modo, los cazadores deben guardar las medidas higiénicas habituales en el manejo de aves abatidas, como el uso de guantes desechables y el lavado de manos con agua y jabón. En cuanto a exhibiciones, concentraciones de aves, celebraciones culturales o otros eventos, la Comunidad de Madrid, en línea con la legislación vigente en la materia en todo el territorio nacional, ha prohibido la utilización de pájaros (de las órdenes Anseriformes y Caradriformes) como reclamo durante la caza de aves.

También está prohibida la concentración de aves de corral y otro tipo en mercados, muestras, exhibiciones y celebraciones culturales, salvo que cuenten con autorización y una vez evaluado no exista riesgo en las mismas.

Desde la Consejería se informó de que a finales del año pasado ya se hizo un primer control serológico en 74 explotaciones avícolas (todas las granjas de ponedoras y un muestreo en otro tipo de explotaciones consideradas de riesgo).

Asimismo, mensualmente se repiten controles del mismo tipo en esas granjas consideradas de mayor riesgo (unas 40), entre otros motivos porque están cerca de humedales, de fuentes de agua, de otras explotaciones o porque están en el paso de aves migratorias.

Además de otras acciones de formación o información a instituciones o profesionales afectados (Ayuntamientos, trabajadores en granjas, veterinarios...) también se realizan controles serológicos en aves silvestres capturadas por la Consejería de Medio Ambiente en zonas húmedas de la Región.

Igualmente, se realizan encuestas epidemiológicas, inspecciones y controles clínicos en explotaciones avícolas, y se desarrolla y ejecuta el programa de vigilancia pasiva de la influenza aviar, que incluye la realización de análisis en cadáveres de aves. Si se trata de especies silvestres, la Consejería prepara las muestras para su análisis por parte del Centro Nacional de Referencia Veterinaria del Ministerio de Agricultura, ubicado en Algete.