20 de septiembre de 2016

La comunicación con 'smartphones' agiliza la atención a pacientes infartados

La comunicación con 'smartphones' agiliza la atención a pacientes infartados
EUROPA PRESS/JAVIER RAMOS

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La comunicación mediante teléfonos inteligentes o 'smartphones' entre los equipos médicos de diferentes hospitales puede reducir significativamente el tiempo que les cuesta a los pacientes que sufren un ataque cardiaco conseguir el tratamiento que salve su vida gracias a un cambio de hospital, según una investigación publicada este lunes en 'American College of Cardiology'.

El estudio evaluó la longitud de tiempo en la que los pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST (IMEST), el tipo más grave de ataque al corazón, sufrieron una reducción en el suministro de sangre, conocida como isquemia, mientras esperaban someterse a un procedimiento para abrir las arterias bloqueadas.

Los investigadores encontraron que los pacientes que necesitan una derivación a otro hospital recibieron este procedimiento en promedio 27 minutos más rápido cuando sus equipos médicos empleaban un sistema de red social basado en la aplicación de teléfono inteligente (SNS, por sus siglas en inglés) para coordinar la transferencia hospitalaria en comparación con los equipos que se comunican con una línea de comunicación del STEMI sin emplear teléfonos inteligentes. El beneficio fue especialmente pronunciado durante las noches y los fines de semana, cuando los equipos de atención médica se encuentran fuera del sitio y tienen que viajar al hospital para realizar el procedimiento.

"La activación del SNS es un método simple, rentable y adecuado para una amplia utilización y aplicación entre los proveedores de atención médica para reducir el tiempo total de isquemia en los pacientes con STEMI transferidos. En mi opinión, la activación del SNS podría potencialmente salvar vidas sin necesidad de utilizar nuevos recursos en el sistema de atención de la salud", dice Jin Joo Park, profesor asistente de Medicina Interna en la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur, y uno de los investigadores principales del estudio.

La intervención coronaria percutánea (PCI, por sus siglas en inglés), también conocida como angioplastia, es el tratamiento preferido y el más común para la apertura de las arterias bloqueadas y restaurar el flujo sanguíneo, conocido como reperfusión, en pacientes de STEMI. Sin embargo, no todos los hospitales están equipados para realizar este procedimiento y algunos sólo se pueden llevar a cabo durante los días laborables. Investigaciones anteriores han demostrado que los pacientes que requieren un cambio de hospital antes de recibir PCI tienen un tiempo de isquemia total superior y peores resultados.

ENVÍO DE DATOS BÁSICOS Y ELECTROCARDIOGRAMA

Buscando reducir los tiempos que los pacientes deben esperar para recibir este tratamiento que salva vidas, los científicos conectaron a los proveedores de atención de salud en cinco hospitales que no estaban equipados con PCI con los proveedores en el Hospital Bundang de la Universidad Nacional de Seúl, que realiza PCI las 24 horas del día, a través de una aplicación de teléfono inteligente conocida como BAND. BAND es una popular aplicación de redes sociales en Corea del Sur que facilita la comunicación entre los grupos.

Al transferir un paciente STEMI al hospital, los médicos utilizan la aplicación para enviar la información básica del paciente al cardiólogo intervencionista junto con una fotografía del electrocardiograma del paciente tomada con una cámara del 'smartphone'. El cardiólogo intervencionista utiliza esta información para reunir rápidamente a un equipo para realizar la PCI, contactando mediante busca al personal cuando sea necesario, de modo que en la mayoría de los casos, el equipo de respuesta ya está montado en el hospital antes de que el paciente entre en el servicio de urgencias del Hospital Bundang.

El estudio incluyó a 114 pacientes con STEMI transferidos al Hospital Bundang de la Universidad Nacional de Seúl, durante un periodo de 18 meses. Un total de 50 de los pacientes fueron transferidos mediante la aplicación del SNS y el resto fueron transferidos usando una línea de comunicación de STEMI no basada en teléfonos inteligentes.

El uso de SNS se asoció con una reducción de 27 minutos, en promedio, en el periodo de tiempo desde el primer contacto médico para recibir PCI. Uno de los factores clave que probablemente contribuyó a esta disminución fue el tiempo de espera para someterse a una PCI después de llegar al segundo hospital, que era más de 15 minutos más corto cuando se utilizó SNS para facilitar la derivación de pacientes que se presentan fuera de hora (durante la noche o los fines de semana). El uso de las SNS en estos casos reduce el tiempo de espera en el segundo hospital hasta el que experimentan los pacientes que llegan durante los días laborables.

UNA COMUNICACIÓN RÁPIDA Y SIN FISURAS

"Los pacientes con STEMI transferidos rara vez alcanzan la reperfusión oportuna debido a los retrasos en el proceso de derivación, sobre todo cuando se transfiere fuera de las horas de una jornada laboral normal", dice Park, observando que hay una fuerte evidencia de que los pacientes con STEMI que llegan a un hospital por la noche se enfrentan a un mayor riesgo de muerte, una tendencia observada en todo el mundo. "El uso de un SNS con teléfonos inteligentes puede ayudar a alcanzar la reperfusión oportuna para los pacientes con STEMI derivados gracias a una comunicación rápida y sin fisuras entre los profesionales de la salud", añade.

El tiempo de tránsito entre los dos hospitales fue similar en ambos grupos. El tiempo pasado en el primer hospital antes de ser transferido fue numéricamente más corto en el grupo con SNS, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa. El estudio no es un ensayo controlado aleatorio y no evaluó si el uso de SNS para agilizar el proceso de transferencia realmente salva las vidas de los pacientes o mejora de su calidad de vida.

Park y su equipo están actualmente planeando un ensayo clínico aleatorizado para proporcionar una evaluación más rigurosa del potencial impacto de utilizar SNS en estos resultados. La isquemia priva a los tejidos de oxígeno, causando daño al corazón. Si el flujo sanguíneo no se restablece con la suficiente rapidez, el STEMI puede llevar a la muerte o la pérdida permanente de los tejidos del corazón, lo que resulta en efectos sobre la salud a largo plazo y aumenta el riesgo de otro ataque al corazón.

Para leer más