29 de octubre de 2006

Un componente para la limpieza de joyas podría emplearse para tratar enfermedades oculares y degenerativas

Un componente para la limpieza de joyas podría emplearse para tratar enfermedades oculares y degenerativas

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Oklahoma (Estados Unidos) han descubierto que un componente que se utiliza de forma habitual en el tubo de escape de los automóviles y para pulir cristal y joyería, el óxido de cerio, podría ser empleado para tratar varios trastornos de los ojos y enfermedades degenerativas como el Alzheimer. Las conclusiones de la investigación se publican en la edición digital de la revista 'Nature Nanotechnology'.

Los científicos inyectaron en los ojos de ratas nanopartículas de óxido de cerio y descubrieron que éstas podían proteger a la retina frente a la exposición de niveles dañinos de iluminación. Si se inyectaba el componente a los animales tras la exposición, también intervenía ayudando en la recuperación de las lesiones.

Según los científicos, esto se debe a que las nanopartículas neutralizan los efectos de componentes conocidos como intermediarios reactivos del oxígeno (IRO, en sus siglas en inglés), aunque se desconoce el mecanismo que subyace en este efecto protector.

Los resultados indican que las nanopartículas de óxido de cerio podrían ser eficaces en la inhibición de la muerte celular causada por los IRO, que se cree participan en varios trastornos médicos que afectan a los ojos, como la degeneración macular y la retinitis pigmentosa.

Los autores plantean que las partículas podrían también ser efectivas para el tratamiento de una variedad de enfermedades degenerativas en las que intervinieran los IRO, incluyendo la diabetes, el Alzheimer y los ictus.