10 de diciembre de 2008

Una combinación de antivirales podría ser la clave del nuevo tratamiento de la hepatitis C

Una combinación de antivirales podría ser la clave del nuevo tratamiento de la hepatitis C
EP

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una combinación de terapias antivirales similar a la que se usa en pacientes con VIH podría ser el futuro tratamiento de la hepatitis C, según un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, y publicado recientemente en 'Hepatology'.

El estudio, centrado en analizar una proteína llamada 'p7', ha revelado que las diferencias que existen entre la condificación genética de esta proteína y las cepas del virus --conocidas como genotipos--, alteran la sensibilidad del virus ante los fármacos que bloquean su función, por lo que esta proteína podría convertirse en la diana de nuevos y mejores fármacos contra la hepatitis C.

Los profesores Steve Griffin, Mark Harris y Dave Rowlands, de la Universidad de Leeds, descubrieron en 2003 que la proteína 'p7' ayuda al virus de la hepatitis C a extenderse por todo el cuerpo y demostraron en el laboratorio inhibir la 'p7' frena a este virus.

En este último trabajo, Griffin y Harris examinaron la respuesta del virus de la hepatitis C ante un conjunto de compuestos entre los que se incluyó el antiviral rimantadina, que se dirige a una proteína similar en el virus de la gripe. Descubrieron que la efectividad del medicamento cambiaba según la composición genética de la 'p7'.

"Tomamos prestada rimantadina para probar sus efectos (en la hepatitis C), porque el comportamiento de la 'p7' es similar al de la proteína encontrada en el virus de la gripe", dijo Griffin. Sin embargo, apuntó, "rimantadina funciona en el laboratorio, pero aún es necesario desarrollar nuevos fármacos específicamente dirigidos contra la 'p7' con los que poder sacar adelante futuras terapias".

Según explicó el profesor Harris, "uno de los retos es encontrar tratamientos para estos virus, dada su habilidad de cambiar constantemente su 'composición genética'". "Nuestra investigación demuestra que no hay una fórmula única para tratar el virus de la hepatitis C con los inhibidores de la 'p7' en el futuro. Pensamos que la combinación de tratamientos funcionará de forma mucho más eficiente, teniendo en cuenta la variabilidad de la proteína", dijo.

Cerca de 180 millones de personas están infectadas por el virus de la hepatitis C en todo el mundo, causante de una inflamación del hígado que puede llevar a la aparición de un cáncer en el paciente. Se extiende a través del contacto con sangre infectada u otros fluidos corporales y no existen vacunas contra esta enfermedad, que en sus primeras etapas no genera síntomas en el afectado.