29 de abril de 2008

El CNIO negocia que el Hospital Carlos III se centre en la investigación clínica del cáncer

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) está negociando con la Comunidad de Madrid para que el Hospital Carlos III pase a ser un centro dedicado exclusivamente a la investigación clínica en oncología, según lo anunció el director general de dicha institución, Mariano Barbacid, durante la conferencia-desayuno del Foro de la Nueva Sociedad celebrado hoy en Madrid.

Según explicó Barbacid, están en conversaciones con el actual consejero de Sanidad de la Comunidad, Juan José Güemes, para que éste sea el primer centro integral de cáncer en España que permita desarrollar un programa de investigación clínica "fácil de llevar a cabo". De hecho, y dado que no pertenece a ningún área sanitaria de Madrid, fuentes cercanas al CNIO informaron a Europa Press de que esperan que dicho acuerdo se concrete antes de finales de año.

A su juicio, la investigación clínica en España es "insuficiente" ya que hay pocos hospitales en los que se pueden aplicar los nuevos fármacos que se van desarrollando en oncología. Por ello, Barbacid incidió en la necesidad de poner en marcha cuanto antes este programa a través del centro que él mismo dirige, "dado el bagaje investigador que tiene detrás".

"De momento, sólo podemos curar el cáncer en ratones", aseveró el director general del CNIO, si bien con la creación de este centro se mejoraría el acceso de los pacientes a los avances que se fueran concretando en el laboratorio y mejoraría la especialización de los profesionales hasta ponerla al nivel de otros países como Estados Unidos.

Aunque para tratar un cáncer "no merece la pena ir a Estados Unidos" ya que "el tratamiento es igual en España", Barbacid especificó que si existen "situaciones puntuales", como en casos de tumores raros, donde la especialización y "la mayor experiencia" determina un mejor diagnóstico de la enfermedad.

Además, la creación de un hospital integral de cáncer facilitaría la aplicación de las nuevas moléculas que se están investigando dentro del programa de Terapias Experimentales del CNIO, dirigido por James Bischoff. No obstante, Barbacid aclaró que "a pesar de que es posible descubrir fármacos en el mundo académico, en caso de detectar beneficios terapéuticos --quizás dentro dos o tres años, afirmó-- es necesario el partenariado con la industria farmacéutica para desarrollar la molécula y llevarla a la clínica".

De hecho, Barbacid anunció que esperan concretar próximamente un segundo programa de investigación aplicada en colaboración con un "importante laboratorio farmacéutico" que mejore el acceso de los pacientes a nuevas terapias.

ASENTAR LAS BASES PARA LA INVESTIGACIÓN PRIVADA

En este sentido, el director general del CNIO también se mostró confiado en que con la creación del nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación se invierta más en I+D y se asienten las bases para mejorar la investigación privada. "El reto debe ser que se den las condiciones para facilitar la inversión privada en este sector, ya que todavía no hay una base suficiente", aclaró.

Barbacid admitió que los laboratorios "tienen muy mala prensa" y que ha habido "y sigue habiendo muchos excesos" en el sector, pero "al haber dejado en manos privadas nuestros fármacos" hay que reconocer que "sin la industria farmacéutica nos moriríamos muchos más".

Igualmente, exigió que aumente el número de investigadores en España y se ofrezcan las condiciones necesarias para que aquellos que están trabajando en el extranjero "puedan regresar si se da un espacio de trabajo y un sueldo adecuado". En este sentido, elogió el Programa Ramón y Cajal del Gobierno para recuperar a aquellos investigadores que salieron de España para completar su formación.

Además, destacó que "las oposiciones en biomedicina han de ser abolidas" y apostó por una selección de personal basada en un proceso de evaluación que determine qué investigador es el más adecuado para el puesto que necesitan. Es más, Barbacid aseguró que hay áreas del cáncer en las que el CNIO no trabaja porque no han encontrado al "personal con el perfil adecuado".