31 de mayo de 2012

Herrera anuncia un 18% más de gasto corriente en Sanidad para evitar desvíos del déficit

Herrera anuncia un 18% más de gasto corriente en Sanidad para evitar desvíos del déficit
JUNTA CYL

VALLADOLID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha asegurado este jueves que el Gobierno autonómico ha presupuestado un 18 por ciento más de gasto corriente en hospitales, centros de salud y consultorios y ha incrementado en 120 millones de euros la partida para suministros y medicamentos en hospitales con el fin de evitar el desvío del déficit como ocurriera en 2011.

Herrera se ha expresado así en el marco de las XI Jornadas de Gestión y Evaluación de los Costes Sanitarios, organizadas por la Fundación Signo bajo el lema 'Reorganizando el sistema', en las que ha animado a analizar los retos de la sanidad pública y a buscar unas conclusiones que puedan servir para tomar decisiones y mejorar la eficacia y eficiencia en la gestión al tiempo que se mantiene la calidad.

El presidente de la Junta ha afirmado que los Presupuestos Generales de la Comunidad "apuntalan" los compromisos del Gobierno autonómico en un momento de dificultad en el que se ha vuelto a cifras de 2007, pero en los que se da "prioridad" a la sanidad, con 3.421 millones de euros, un 44 por ciento del gasto no financiero de la Junta frente al 30 por ciento de hace una década.

Herrera ha explicado que este esfuerzo se hace tras analizar los factores que han hecho que la Comunidad incurriera en un "desfase" en los compromisos de déficit público y llegara al 2,59 por ciento sobre el Producto Interior Bruto, lo que se debió al déficit en los capítulos I y II de Sanidad, por lo que se han "cuidado" especialmente estos apartados en las nuevas cuentas.

Así, el gasto corriente en hospitales, centros de salud y consultorios se incrementa más de un 18 por ciento (concretamente un 18,8 por ciento, según la Consejería de Sanidad), lo que tiene como objetivo que el gasto presupuestario se ajuste al "real". Por otro lado, han incluido en las cuentas 120 millones de euros más para suministros y medicamentos en hospitales.

Herrera ha enmarcado estas medidas dentro de las que se toman en la actualidad para ajustarse "a la realidad", que en algunos casos son "difíciles" y exigen sacrificios para los ciudadanos, colectivos concretos o los profesionales de la Administración como la implantación del denominado 'céntimo sanitario' o el incremento de la jornada a los trabajadores públicos, que supone una aportación "notable" y que se complementa con otras acciones.

En este sentido, ha reconocido y agradecido el esfuerzo que suponen estos sacrificios, que entiende que no se reciban "con agrado", al tiempo que ha aclarado que tampoco "se imponen con agrado", sino que es una necesidad "imperiosa".

EVITAR MEDIDAS PEORES

Sin embargo, ha añadido, en virtud de esos esfuerzos la Comunidad no ha tenido que adoptar otras medidas más complicadas y difíciles relativas a la continuidad de centros asistenciales o la rebaja de sueldos.

Asimismo, se ha referido a otras medidas que se reciben del Ejecutivo central, aunque ha advertido de que algunas son "paliativas", entre las que ha destacado la importancia para el gasto sanitario del pago a proveedores, que será desde el punto de vista de la liquidez, ya que es la que más impacto ha tenido en la sostenibilidad en los últimos diez años, y ha recordado que estos pagos supondrán la movilización de más de 1.000 millones de euros en Castilla y León en julio y agosto.

Junto a estas cuestiones, Juan Vicente Herrera ha incidido en otras medidas de ahorro en cuestiones como el gasto farmacéutico y ha señalado que "algunas son antipáticas, duras" y suponen un "cambio en las reglas de juego" en términos de aportación de los ciudadanos, pero a la vez cree que se introducen algunos elementos de "mayor equidad" y racionalización con la aportación al coste, según la capacidad económica.

Herrera, quien considera que el futuro sanitario pasa por un "auténtico" Sistema Nacional y un fortalecimiento de la labor de instrumentación de la cohesión y coordinación, ha explicado que hay "muchas más cosas" que en Castilla y León se intentan hacer para la mejora del sistema como la estrategia de atención a los pacientes crónicos, la mayor integración de Atención Primaria y Especializada o la gestión clínica, que inciden en la mejor a "medio plazo" del sistema.

Por otro lado, "a corto plazo" ha incidido en la necesidad de hacer una reordenación y adelgazamiento de las estructuras "puramente administrativas" y una reorganización territorial de los recursos de Atención Primaria para que, con el mismo número de profesionales", se reorganicen las cargas asistenciales.

Además, ha abogado por propiciar el incentivo de la jubilación de profesionales a los 65 y 67 años para "algo tan importante" como el rejuvenecimiento de las plantillas, que cuentan con contratos precarios o temporales, a lo que considera que hay que añadir otras medidas como el impulso a la centralización en las compras o las redes públicas de laboratorios.

El jefe del Ejecutivo autonómico también ha señalado el incremento de la garantía de demora en la atención que en el caso de la cirugía oncológica o cardiaca se limita a 30 días; el aplazamiento de nuevas inversiones o la priorización de las previstas para cuestiones como las nuevas tecnologías en aspectos "fundamentales" como la historia clínica electrónica o la receta electrónica.

MEDIDAS ANTE UNA POSIBLE QUIEBRA

Herrera ha enmarcado las medidas en el debate de la sostenibilidad, que ha recordado que no es nuevo, pero que actualmente se produce en unas "graves y agudas" circunstancias actuales en las que ha asegurado que el proceso de quiebra, de insostenibilidad, "no es una hipótesis de trabajo" en un futuro "más o menos incierto" sino "un peligro real y actual".

En este contexto, ha incidido en que Castilla y León se encuentra en pleno proceso de actualización de sus presupuestos --que hoy se han registrado en las Cortes regionales-- y ha reivindicado de nuevo al Gobierno central la necesidad de reformar en profundidad el modelo de financiación autonómica, que se ha mostrado insuficiente y ha supuesto que la Comunidad tuviera el pasado ejercicio 700 millones de euros menos para cubrir necesidades de programas sanitarios, educativos y servicios sociales, que "están muy ajustadas".

El presidente de la Junta, que ha asegurado que "no sirve el inmovilismo", ve "irreal" pensar que la sanidad pueda permanecer "ajena e impasible" a la nueva realidad que se va a derivar de la crisis, ya que este sistema público puede verse afectado.

Sin embargo, ha insistido en apostar por la aplicación de medidas de gestión que aumenten la racionalidad del gasto pero al mismo tiempo también la calidad.

En esta línea, ha asegurado que en Castilla y León se sienten "orgullosos", aunque "nunca satisfechos" en la gestión de la sanidad, que no se recibió como competencia para "acumular" servicios o recursos humanos, sino, "de la mano de los profesionales", para mejorar servicios, algo que cree que se ha logrado según los indicadores.