26 de febrero de 2015

CiU se queja de que conoce antes por los medios, y no por Sanidad, el plan de hepatitis C y pide financiación para CCAA

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de Sanidad de CiU en el Congreso, Conxita Tarruella, se ha quejado este jueves en el Congreso de los Diputados de que se ha enterado antes del nuevo plan de hepatitis C por los medios de comunicación y no por el Ministerio de Sanidad. Al mismo tiempo, ha pedido financiación para las comunidades autónomas, que son las que van a pagar estos tratamientos.

En los pasillos de la Cámara, Tarruella ha contado que el Gobierno les ha informado a las 10.45 horas de esta mañana de una reunión esta misma tarde para presentarles el nuevo plan; una cita a la que no va a poder asistir, según ha explicado, por no contar con la combinación de trenes necesaria para volver a su casa.

"Desde luego, con tan pocas horas de combinación que por ejemplo yo, ni que quisiera ir, no puedo asistir esta tarde porque luego no tengo combinación de billetes y lo podéis comprobar todos tranquilamente llamando, que lo he hecho para volver después a mi domicilio esta tarde", ha señalado.

A pesar de estar "muy ilusionada" con el cambio en el Ministerio y de que éste iba a generar más diálogo con todas las partes, según ha admitido, la diputada catalana ha lamentado que se sigue enterando de las cosas a través de canales que no son los ordinarios, como debería ser a su juicio el Ministerio de Sanidad.

Además, ha rechazado el hecho de que a las comunidades autónomas, que tampoco tienen el texto propuesto por el Gobierno de forma oficial, se les haya citado el lunes, cuando son ellas las que van a tener que sufragar el coste de los tratamientos.

Tarruella cree también que el plan será "correcto" porque sí que se trabajó durante la fase de preparación con las comunidades autónomas. A su juicio, hay que mirar cómo se sostiene el SNS si se añaden nuevas medicaciones y no se dan líneas paralelas de financiación a las comunidades autónomas, que son las que pagan.

"Lógicamente después, o no se puede pagar a las farmacias, o tendremos que recurrir al FLA para tener que pagar esas cosas porque como es un nuevo servicio o prestación tendría que ir acompañado de financiación paralela. Lo primero es llevar medicamento a pacientes y después saber cómo las comunidades autónomas lo van a poder pagar", ha sentenciado.

LA CITA DE ESTA TARDE

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, presenta este jueves las líneas generales del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, y, para ello, estará acompañado de los miembros del Comité de Expertos que han elaborado el Plan, dirigidos por el doctor Joan Rodés.

Aunque ya se ha dado a conocer parte del contenido del borrador, debido a que Sanidad ha buscado el consenso con todos los implicados -CCAA, sociedades científicas y asociaciones de pacientes--, aún falta por saber datos como el número concreto de pacientes que tendrán acceso a los nuevos fármacos y las medidas que se pondrán en marcha contra la hepatitis más allá de los tratamientos.

Entre sus objetivos iniciales, según anunciaba el ministerio el pasado mes de enero cuando se puso en marcha, se encuentran conocer la epidemiología de la enfermedad, crear un registro de pacientes y establecer los criterios científico-técnicos para su tratamiento, y la revisión de los informes de posicionamiento terapéutico y guías de práctica clínica.

Ayer la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que agrupa a la mayoría de hepatólogos de España, explicaban que el borrador fija tres semanas en ser tratados desde que se prescribe el tratamiento, además amplía el uso de los medicamentos de última generación a pacientes con fibrosis en el hígado menos graves.

Unos nuevos criterios que convertirán a España en un país "modélico" en el abordaje de la hepatitis C, ya que permitirá tratar con estos fármacos a más de la mitad de afectados, unos 100.000 según sus estimaciones.

Según señalaban, fija el uso de estos nuevos fármacos a partir de fibrosis F2 e incluso en algunos casos de F1 o F0 para evitar que el virus se transmita, como en mujeres en edad fértil, personal sanitario o pacientes infectados. Lo que supone entre el 50 y 60 por ciento de todos los casos que hay en España.