18 de abril de 2012

CISNS.- Canarias, en contra del copago, se niega a tener que 'pagar' "por otros"

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, que ha acudido este miércoles al Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ha trasladado a la ministra Ana Mato respecto a la aplicación del copago que no le parece "equitativo" que la Comunidad Autónoma, habiendo cumplido, tenga que pagar "por otros".

A través de una nota de prensa, Brígida Mendoza ha explicado que al comienzo del Pleno solicitó a la ministra que el punto 23 y último del Orden del Día --relativo a medidas de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud-- se tratase en primer lugar por entender que éste era "el punto realmente importante ante lo anunciado por el Gobierno de España".

En este sentido, dio a conocer "el interés y la necesidad de que Canarias conozca cuanto antes cómo le va a afectar la reducción del 13 por ciento del presupuesto del Ministerio; cómo le va a afectar el anuncio por parte del Gobierno de España de un recorte de 10.000 millones de euros en áreas sociales, y cómo van a afectar los ajustes en Fondos de Cohesión".

La consejera de Sanidad ha dejado claro durante la reunión que Canarias llegaba a este Consejo con "los deberes hechos", ya que es "una de las comunidades autónomas que se ha aproximado a los objetivos del déficit marcados por el Gobierno, y ha puesto en marcha medidas de ahorro y contención del gasto". "Por tanto, no me parece equitativo que Canarias, habiendo cumplido, pague por otros", insistió.

Brígida Mendoza ha querido recordar que en el primer Pleno del Consejo Interterritorial al que asistió hubo un respaldo del mismo a las propuestas sobre racionalización y contención del gasto en medicamentos que presentó. "Ello da idea del adelanto que ya tenía Canarias con la puesta en marcha de medidas de ahorro y contención del gasto", apostilló.

Sobre el copago sanitario, la consejera de Sanidad indicó que el pasado 27 de marzo explicó en el Parlamento de Canarias que el Ejecutivo autonómico "ha estado, está y estará siempre rotundamente en contra del denominado copago sanitario" por entenderlo "socialmente injusto".

En sede parlamentaria también comentó que el copago "nunca ha estado en el vocabulario de la Consejería de Sanidad, que no está y que no quiere estarlo en el futuro".

Desde su punto de vista, "aún hay margen y lo que se debe hacer es introducir medidas de racionalización como las que se han puesto en marcha en Canarias, que han hecho que cerrase 2011 con una caída histórica del gasto en medicamentos del -9,11 por ciento (por delante de doce CCAA), con una contención del gasto en medicamentos de 48 millones de euros o que en 2010 fuese la primera Comunidad Autónoma en ahorro, con un -5,84 por ciento".

Brígida Mendoza también señaló en el Consejo que Canarias parte con un problema añadido: el déficit de financiación que el Gobierno de España mantiene con el archipiélago derivado de la aplicación del modelo de financiación sanitaria vigente entre 2002-2009, que asciende a 1.423,2 millones de euros.

Por ello, ha vuelto a reclamar a la ministra la subsanación de este déficit. "Canarias ha venido realizando un importante esfuerzo presupuestario para garantizar la cobertura de la asistencia sanitaria y la mejora continua de la calidad y accesibilidad a las prestaciones. Así, por ejemplo, el peso actual del presupuesto de la Consejería de Sanidad en el global de la Comunidad Autónoma es del 38,44 por ciento", detalló.

MEDIDAS PROPUESTAS

Para mejorar la eficiencia del sistema sanitario público, la consejera canaria de Sanidad propuso una batería de medidas globales a adoptar en materia de financiación, cartera de servicios, sistemas de información y transparencia del sistema, así como en estrategias de salud, recursos humanos y prestación farmacéutica.

En materia de financiación, Brígida Mendoza reclamó al Consejo el diseño de un nuevo modelo que incluya un subsistema finalista de financiación de la asistencia sanitaria, diferenciado del resto de servicios públicos fundamentales, con actualización anual de las variables y que permita una financiación per cápita ajustada igual para las distintas comunidades autónomas.

Asimismo, ha pedido la actualización de la financiación a las comunidad que han padecido un déficit por la aplicación del modelo anterior de financiación.

Igualmente, ha propuesto que el CISNS haga cumplir el mecanismo que regula la incorporación de prestaciones en la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud, unificando dicha Cartera.

Para Brígida Mendoza, en el apartado de Recursos Humanos es importante la puesta en marcha de diversos mecanismos como la creación de un sistema de retribución homogéneo para el SNS, la aplicación de retribuciones variables asignadas por cumplimiento de resultados asistenciales, incardinados dentro de una política global del Sistema, o la creación de un Observatorio de Retribuciones a fin de promover la homogeneización de las retribuciones.

A su juicio, "el Consejo debe establecer criterios para ajustes de plantillas y normalización de incentivos y carrera profesional, revisar y actualizar el catálogo de especialidades, redefinir las áreas competenciales de las profesiones sanitarias, modificar los modelos de relaciones contractuales de los profesionales".

Sobre Prestación farmacéutica, Mendoza apoyó medidas como desvincular autorización y financiación de fármacos en el Sistema Nacional de Salud, avanzar en la definición de financiación farmacéutica por grupo terapéutico o subvencionar únicamente el menor precio desde el momento en que una molécula tenga genérico.

La consejera canaria ha defendido también la necesidad de avanzar en el desarrollo de los sistemas de información --ligados a historia clínica electrónica-- para que incluyan indicadores de eficiencia, generalizar la norma de informar al usuario acerca de los gastos que implica la asistencia, la recibida por el mismo y, con carácter general, en lenguaje "cercano y coloquial", como pueden ser el importe que ha supuesto las recetas de farmacia emitidas en su centro de salud, así como el coste de la asistencia prestada.

En cuanto a estrategias de salud, consideró importante revisar las estrategias con criterios de evidencia y eficiencia, y desarrollar la estrategia de crónicos con especial atención en la corresponsabilidad del paciente.