18 de enero de 2018

Cirujanos catalanes idean un dispositivo de iluminación que se acopla a instrumentos quirúrgicos

Cirujanos catalanes idean un dispositivo de iluminación que se acopla a instrumentos quirúrgicos
HOSPITAL GERMANS TRIAS I PUJOL

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cirujanos del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona) han diseñado un dispositivo de iluminación que se adapta y se acopla al instrumental quirúrgico y soluciona problemas de sombras en la zona a operar, tras detectar esta necesidad en la práctica.

"A menudo hay puntos oscuros y sombras, que no se pueden resolver con la luz de quirófano", ni con frontales o separadores con luz incorporada, ha explicado este jueves en un comunicado del centro el investigador Joan Francesc Julián, que ha ideado el dispositivo junto a Jordi Navinés, ambos investigadores del Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP) y miembros del Servicio de Cirugía General y Digestiva del hospital.

Bautizado como Rutilight, el sistema de iluminación --desarrollado a través de la 'spin-off' Swan Medical-- permite acercar más la luz que en los sistemas tradicionales y ponerla donde se necesita para trabajar, lo que "facilita la labor de los cirujanos y permite afrontar y resolver eventuales complicaciones", han añadido.

El dispositivo, estéril y de un solo uso, se acopla a cualquier instrumento de entre 5 y 12 milímetros de diámetro, como si se tratara del adaptador para bolígrafo de un compás de dibujo, porque está fabricado con una silicona elástica que le permite ajustarse.

Por ejemplo, puede colocarse en un bisturí tradicional o eléctrico, unas pinzas, un aspirador, unas tijeras o una sonda, y un anillo de leds proporciona la luz y la centra en el punto de trabajo, y puede ser útil para especialidades diferentes, como cirugía general y digestiva, torácica, ginecología, cirugía pediátrica, patología mamaria, traumatología, urología y cirugía plástica, entre otras.

El impulso inicial para el proyecto, que ya se encuentra en el mercado, se dio con una ayuda Llavor de la primera convocatoria de la Agencia de Ayudas Universitarias y de Investigación (Agaur, en sus siglas en catalán) en 2014, y ha contado con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).