19 de abril de 2006

El cinco por ciento de los adolescentes que sufren anorexia mueren al no superar la enfermedad

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la Unidad de Adolescentes del madrileño Hospital Gregorio Marañón que trata trastornos alimentarios en menores y adolescentes, hasta los dieciocho años, el doctor Celso Arango (en la imagen), subrayó hoy la gravedad de una enfermedad como la anorexia en la que "un 5 por ciento de los casos sin tratamiento" terminan con la muerte del paciente.

En una entrevista concedida a Europa Press Televisión, explicó que la anorexia es una enfermedad "más frecuente en mujeres que en hombres, en una proporción de 9 a 1". "La preocupación excesiva por todas las comidas, la angustia por lo que compra la madre, estar muy involucrada por cocinar ella para los demás, la pérdida de peso, son las primeras señales de alarma que deben tener en cuenta los padres", advirtió.

Arango apuntó que "no se debe dejar morir a ninguna persona porque tenga una enfermedad que le impida darse cuenta de que está en una situación de riesgo vital", comentó, recordando el caso de la joven anoréxica que la Audiencia de Barcelona ordenó hospitalizar contra su voluntad.

"No se puede actuar en contra de la voluntad de un paciente hasta que exista una situación de riesgo vital, pero cuando ese riesgo exista, el tratamiento debe aplicarse", opinó.

Para Arango, en casos de anorexia está especialmente justificado el ingreso involuntario porque "son pacientes que no se dan cuenta de la situación de riesgo en la que se encuentran". "Realmente, ellos cuando se miran en el espejo no se ven tal como son, y, por tanto, no tienen conciencia de enfermedad", comentó.

El experto explicó que el ingreso involuntario tiene que durar solamente hasta que la persona sea renutrida y su vida no corra peligro. Después de eso, debe ser dada de alta y se le debe aconsejar que siga un tratamiento ambulatorio, pero no se le puede obligar a hacerlo.