13 de noviembre de 2009

CEMS defiende el copago para mantener el sistema sanitario si los presupuestos tienen un carácter finalista

Cervera apunta que en un momento de crisis hay que actuar con responsabilidad y no pedir mejoras de plantillas ni retributivas

VALENCIA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de CESM, Patricio Martínez, defendió hoy un modelo de copago para poder mantener la sostenibilidad del sistema sanitario español siempre y cuando, condicionó, se garantice que los presupuestos para financiar la Sanidad "tengan un carácter finalista", es decir, "que lo que se destine a Sanidad se gaste en Sanidad".

Martínez realizó esta propuesta en el acto de celebración del 30 aniversario del sindicato, que se celebró hoy en Valencia con la asistencia del conseller de Sanidad, Manuel Cervera.

Al respecto, explicó que las asociaciones médicas estarían dispuestas a defender ante el ciudadano la idoneidad de una financiación directa adicional por parte de los pacientes para ayudar a mantener y mejorar la sostenibilidad del sistema, pero siempre que se garantice "un presupuesto finalista".

Para ello, argumentó que las comunidades autónomas deben tener también la "grandeza" de renunciar a algunas de las competencias trasferidas de modo que el Ministerio de Sanidad y Política Social lidere el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) y pueda tomar decisiones ejecutivas en cuestiones como los recursos humanos y la financiación. "Lo que se recaude para Sanidad que vaya a la Sanidad y no que cada Comunidad Autónoma lo malgaste en lo que quiera", reclamó.

En ese sentido, reclamó la necesidad de Pacto por la Sanidad similar al Pacto de Toledo para asegurar el sistema nacional. No obstante, señaló que si en la gestión de la pandemia de la Gripe A la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, obtiene un notable alto, en cambio respecto al Pacto por la Sanidad saca "un suspenso claro" porque "no se ha conseguido nada" cuando este acuerdo es "necesario, imprescindible" y debe alcanzarse con "urgencia" y estar "despolitizado" porque "no hay sanidad sin médicos". Del mismo modo abogó por una libre circulación de los médicos y de los ciudadanos en el Sistema Nacional de salud.

RESPONSABILIDAD

Por su parte, el conseller de Sanidad, Manuel Cervera, expuso hoy que en un momento de "grave" crisis económica y el que está en cuestión el futuro de la sostenibilidad del sistema sanitario "hay que actuar con responsabilidad" y "no pedir aumento de plantillas ni mejoras retributivas".

Así, constató "el crecimiento de las demandas y exigencias de los ciudadanos" deben ir acompañadas "de una financiación sanitaria adecuada que cumpla sus expectativas y la de los profesionales sanitarios".

Para ello, consideró que "hay que aprovechar" y "poner los cimientos de una nueva relación" entre la Administración y los Profesionales y de que "todas las Administraciones actuemos de manera coordinada". Por ello, reiteró que es "más necesario que nunca" un Pacto por la Sanidad y de hecho recordó que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, se ha comprometido, en respuesta a la petición de las Comunidades Autónomas, a reunir antes de que termine el año a la Comisión Interteritorial para analizarlo.

"No hay que hacer un debate político sino coordinado entre todas las Comunidades para que el estado de bienestar siga adelante", subrayó y así incidió en que el objetivo final debe ser "garantizar entre todos que nuestros hijos tienen el mismo sistema del bienal que el nuestro".

Para ello, insistió en que ante el continuó incremento poblacional y de las mayores exigencias del Estado del bienestar es "necesaria una financiación adecuada" pues, adujo, "no se puede exigir profesionales excelentemente preparados si no se les prepara, y eso tiene un coste", recalcó, "como tampoco se les puede someter a una "evaluación continúa" si no se les proporciona de "una mejor dotación de recursos".

Por parte de la Administración, resaltó la "eficiente gestión" que realiza ya que pese a que se invierte dos o tres puntos menos del PIB que algunos países europeos se presta un mejor servicio. No obstante, advirtió de que este gasto "no puede seguir creciendo de forma exponencial" porque "llegara el momento en que no se puede mantener".