16 de marzo de 2012

CC.OO. asegura que la tasa por receta sólo tiene una justificación recaudatoria que "no será suficiente"

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Comisiones Obreras (CC.OO.) asegura que la decisión de Cataluña de instaurar una tasa de un euro por receta dispensada "no tiene intenciones disuasorias sino recaudatorias", aunque advierte de que "no será suficiente" para solventar los problemas de financiación que tiene la sanidad.

Así lo ha asegurado la secretaria general de la Federación de Salud del sindicato en Cataluña, Carmen Navarro, en declaraciones a Europa Press, ya que si querían que los ciudadanos frecuenten menos los servicios sanitarios "lo que deberían es haber introducido campañas de concienciación para un uso racional de estos servicios".

Esta medida, según explica Navarro, "carga a las personas con más problemas de salud" y, además, ha dejado varios aspectos sin cerrar, como de qué forma se va a llevar a cabo el control del número de recetas pagadas o que sucedería en caso de que robos o pérdidas. "Se pueden dar situaciones muy injustas", asegura.

Además, está convencida de que la aprobación de esta medida en Cataluña puede dar pie a otras comunidades a poner en marcha iniciativas similares. "Parece que Cataluña es siempre la que hace las pruebas piloto y, si funcionan, se generalizan a otras comunidades".

En este sentido, la secretaria de Política Social de CC.OO., Rosana Costa, ha admitido que "no es de recibo" que la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Ana Mato, no haya manifestado cual será la posición del Gobierno al respecto.

Para Costa, esto "consolida la percepción de un ministerio social instrumentalizado, al servicio de las decisiones que se adoptan desde los ministerios económicos que lideran De Guindos y Montoro".

"La ministra Mato sigue instalada en el autismo de un discurso generalista e impreciso que no da respuesta a las inquietudes que la sociedad manifiesta, que no está a la altura de los problemas y necesidades reales que presenta el SNS, que no previene de la pérdida de garantías públicas y de prestaciones sanitarias, que ya se están produciendo y se proyectan crecientes", ha asegurado.