15 de marzo de 2012

CCAA del PP admiten la posibilidad de estudiar el copago farmacéutico, pero con Sanidad y siempre que lo apliquen todas

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Varios gobiernos autonómicos del PP han abierto la puerta a estudiar fórmulas de financiación de la sanidad como el copago de las recetas farmacéuticas aprobado en Cataluña, pero siempre que sean medidas estudiadas junto al Ministerio de Sanidad y aplicadas en todo el territorio nacional.

La propia ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha explicado que la extensión a todo el país de la tasa de un euro por receta podría ser una de las propuestas valoradas en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ya que se espera que los consejeros expongan ésta y otras propuestas para empezar a trabajar en un Pacto por la Sanidad.

La posibilidad de estudiar el asunto entre todos ha sido admitida desde Galicia, Madrid y Castilla y León, aunque han querido aclarar previamente que no han previsto por el momento aplicar esta medida, según los datos recogidos por Europa Press. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha negado a "criminalizar" a Cataluña por el pago de las recetas y ha añadido que es un asunto que se debería debatir en común.

Algo parecido a lo manifestado por el Ejecutivo de Castilla y León, que no contempla aplicar la medida, pero admite que si se estudia algo debe de ser para el conjunto del Sistema Nacional de Salud. Desde Madrid, el portavoz del PP en la Asamblea de la Comunidad, Iñigo Henríquez de Luna, ha declarado que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre "nunca va a tomar motu propio una iniciativa de copago" y que están a la espera de que el Gobierno de Mariano Rajoy "tome las medidas que considere oportunas".

UN PACTO SOCIOSANITARIO

También Javier Arenas, candidato del PP a la presidencia de Andalucía, ha asegurado que "en principio, no está de acuerdo", pero ha añadido a continuación que todas las comunidades autónomas y el Gobierno de la Nación se deben plantear "muy seriamente" un pacto sociosanitario que garantice la "viabilidad" del sistema sanitario y del gasto farmacéutico, "algo que se tiene que hacer preservando todos los derechos básicos de los ciudadanos".

La consejera de Salud balear, Carmen Castro, no se ha negado a esta fórmula y ha respondido al ser preguntada por el pago de las recetas que su Gobierno tiene distintas medidas "sobre la mesa", aunque no ha tomado aún una decisión.

En cuanto al presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha asegurado que su Gobierno "tiene el objetivo de seguir otro camino", aunque ha pedido este jueves al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que el Ministerio de Sanidad sea el encargado de liderar fórmulas "coordinadas y compartidas" por todas las comunidades autónomas que garanticen la viabilidad del Sistema Nacional de Salud.

EL NO DE EXTREMADURA, NAVARRA Y CANARIAS

En el otro lado se han situado en cambio otros gobiernos, también del PP o de otro color. Por ejemplo, Extremadura ha rechazado cobrar por las recetas o estudiar otras fórmulas similares de copago. "Es legítimo lo que ha hecho Cataluña, pero no es extrapolable en estos momentos a Extremadura; desde el Gobierno de Extremadura y desde esta consejería tenemos muy claro que hay otras medidas antes de llegar a esa situación de copago", ha dicho Francisco Javier Fernández.

Un no rotundo ha manifestado el Gobierno de Navarra, que no tiene "ninguna intención" de tomar una decisión similar; y fuentes de la Comunidad Valenciana se han abstenido de opinar sobre el acuerdo de la Generalitat catalana, aunque han asegurado a Europa Press que en otras ocasiones han rechazado aplicar un copago sanitario.

También el portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha insistido en que el Ejecutivo autonómico "no se ha planteado instaurar el sistema del copago sanitario a pesar de que el archipiélago arrastra un déficit de financiación sanitaria superior a 1.400 millones de euros".

Dicho esto, ha aclarado que el Ejecutivo canario está "a la expectativa" de lo que anuncie el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado. En este marco, Marrero ha abogado por analizar en qué situación quedará Canarias una vez se anuncien los PGE, pues "aventurar lo que puede ocurrir es un ejercicio estéril".