7 de agosto de 2006

Catorce hospitales ensayarán una nueva terapia celular para enfermos del corazón

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un total de catorce hospitales de toda España van a participar en un programa de ensayos de una nueva terapia celular para personas afectadas por un infarto de miocardio. En cuestión de semanas, hasta un centenar de pacientes serán reclutados para ser sometidos voluntariamente a una regeneración de tejidos necrosados del corazón por efecto de los infartos, mediante células madre adultas procedentes de un músculo de la pierna de los propios pacientes.

La investigación se desarrollará durante seis meses y forma parte de un programa de trabajos que dirigen Indas Biotech y la Clínica Universitaria de Navarra. "La idea central de este proyecto consiste en que a pacientes que han sufrido infarto --declaró Yolanda Peñuela, Directora de producción y registros de Indas Biotech-- se les extraen células madre adultas de un músculo de la pierna. Mediante procesos in Vitro, se aíslan y expanden células madre del músculo o mioblastos que posteriormente se inyectan en el corazón enfermo".

Los resultados obtenidos hasta ahora en el ensayo que se ha desarrollado en la Clínica Universitaria de Navarra y el Hospital Clínico de Salamanca son, según sus responsables, muy alentadores: "los pacientes que han sido tratados hasta el momento --afirma Yolanda Peñuela-- han mejorado en cuanto a la función contráctil del corazón". Obtenido el permiso de la Agencia Española del Medicamento, más de medio centenar de enfermos, de más de 10 hospitales de toda España serán sometidos a esta nueva terapia celular, desarrollada completamente en España.

El doctor Felipe Prósper, Director del Área de Terapia de Celular de la Clínica Universitaria de Navarra comentó que, "este programa de investigación tiene como objetivo principal la mejoría de la función cardiaca para personas que han tenido un infarto. Para poder ser candidatos a recibir este nuevo tratamiento, tienen que pasar al menos cuatro meses desde que el enfermo sufrió el ataque al corazón".

A la hora de valorar la idoneidad de la técnica, se debe comprobar que zona del corazón del paciente ha muerto: "al necrosarse una parte de corazón --afirmó el doctor Prósper-- el paciente tiene su capacidad cardiaca disminuida. En una parte de los afectados por infartos es imprescindible hacerle el by-pass entre la zona necrosada de su corazón y las partes sanas. En ese momento es cuando se aprovecha la intervención quirúrgica para inyectarle al paciente sus propias células madre".

Otra técnica menos invasiva se está ensayando en pacientes a los que no es preciso hacerles un by-pass tras sufrir un infarto, ya que se por el tipo de lesión que tienen no es necesario someterles a ese tipo de intervención: "en estos casos el cardiólogo accede al corazón del paciente mediante un catéter- asegura Felipe Prósper- y logra inyectarle las células madre sin necesidad de cirugía". El proceso para conseguir estas células comienza 21 días antes de la intervención, cuando al enfermo se le extrae una pequeña porción de músculo de la pierna y, mediante una serie de técnicas, se consiguen extraer células madre. En los enfermos a los que se les ha aplicado esta nueva terapia, se observa una mejoría tanto en la zona de su corazón afectada por el infarto, como en la función cardiaca general del paciente.

HOSPITALES DE NUEVE COMUNIDADES AUTONOMAS

El ensayo clínico de esta nueva técnica para enfermos del corazón, en su fase I se ha llevado a cabo en 12 pacientes de la Clínica Universitaria de Navarra y del Hospital Clínico de Salamanca. En la actualidad, se está a la espera de recibir la autorización por parte de la Agencia Española del Medicamento para el desarrollo del ensayo clínico en fase II en el que participarán 14 centros españoles y se incluirán 100 pacientes.

Los catorce hospitales participantes, ubicados en nueve comunidades autónomas, serán Clínico Universitario de Valladolid, Clínico de Salamanca, Clínica Universitaria de Navarra, Juan Canalejo de La Coruña, Clínico Universitario de Santiago de Compostela, General Clínico Universitario de Valencia, Gregorio Marañón de y Clínico de Madrid, Marqués de Valdecilla de Santander, Virgen del Rocío y Virgen Macarena de Sevilla, Central de Asturias, Bellvitge de Barcelona y Basurto de Vizcaya. Sus servicios de Cardiología localizarán pacientes que, por las características del infarto que han sufrido y las secuelas que padecen, sean aptos para el ensayo clínico de esta nueva terapia y quieran someterse a ella voluntariamente.

En la mitad de los casos, se intervendrá en enfermos a los que se haga necesario realizarles un by-pass, y a la otra mitad de los enfermos se les inyectará el nuevo tratamiento mediante catéter. En ambos colectivos, se comparará la evolución que experimenten pacientes a los que se les ha aplicado esta nueva terapia frente a enfermos que serán tratados con técnicas habituales.