14 de febrero de 2006

Cataluña.- La Generalitat prevé que en un año habrá un centro unitario de respuesta y coordinación de emergencias

BARCELONA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Ejecutivo de la Generalitat aprobó hoy el proyecto de ley de regulación del servicio público de atención de llamadas de emergencias. El proyecto crea el Centro de Atención y Gestión de Llamadas de Urgencia 112 Catalunya (CAGTU112), que centralizará dentro de un año todas las llamadas destinadas a los bomberos, Policía, sanitarios u otros servicios de emergencia.

Según prevé el Gobierno catalán, en 2009 podría llegar a gestionar hasta 10 millones de llamadas anuales, más de 27.000 diarias, procedentes de los actuales 1006 (Protección Civil), 061 (emergencias médicas), 080 (Bomberos de Barcelona), 085 (Bomberos de la Generalitat), 088 (Mossos d'Esquadra), 091 (Policía Nacional), 062 (Guardia Civil). También se podrán integrar las policías locales y su número de emergencias (092), para lo que se abrirá un proceso de dos años para suscribir convenidos con la Generalitat.

El centro, que tendrá su edificio principal en la ciudad de Barcelona, probablemente en el distrito de Sant Andreu, coordinará los servicios necesarios en cada caso y gestionará el dispositivo movilizado, que podrá integrar diferentes servicios especializados. Sin embargo, podrá establecer delegaciones territoriales en otras ciudades para mejorar la operatividad del servicio.

La creación de este centro de coordinación operativa, cuyo embrión es la actual sala conjunta de Mossos, Urbana y Bomberos de Barcelona, supondrá trasladar a la capital catalana el actual centro de emergencias que la Generalitat tiene en Bellaterra (Barcelona) y la incorporación de la gestión de las emergencias sanitarias.

El nuevo servicio, que dependerá de la Conselleria de Interior, prestará un servicio "público, universal y permanente" utilizando las redes de comunicación existentes.

La llamada al 112, número de emergencias europeo, será gratis y será atendida en catalán y castellano y, como mínimo, dos de los idiomas oficiales de la Unión Europea. Además, se podrá alertar de emergencias por SMS o incluso videollamada. También se podría avanzar en la instalación de localizadores automáticos, especialmente en vehículos de servicio público.

El proyecto de ley también regula el tratamiento de los datos personales mediante la creación de los respectivos ficheros automatizados y siguiendo la normativa sobre datos confidenciales. También se incluye en el texto una descripción de las infracciones y sanciones en caso de uso fraudulento, impropio o malintencionado del servicio. Según la consellera de Interior, Montserrat Tura, en el caso en que el infractor sea menor, sus tutores deberán asumir la sanción.

El centro estará gobernado por un presidente, un vicepresidente, el Consejo Rector, la Comisión Ejecutiva y el director. Además, se creará la Comisión Técnica de Atención y Gestión de las Llamadas de Urgencia.

Tura recordó que la puesta en marcha de esta unificación de los servicios de emergencia parte de una directiva europea de 1991 en la que se obligaba a que las administraciones a centralizar en el 112 los servicios de emergencias. Hasta 1997 el Gobierno central no dictó un Real Decreto instando a las administraciones territoriales a trabajar en este sentido y el anterior Ejecutivo de CiU se limitó a crear el servicio del 112 "sin sustituir" el resto de números de emergencias.

DEMANDA CRECIENTE.

El actual Centro de Emergencias 112 de Cataluña recibió en 2003 poco más de tres millones de llamadas, mientras que en 2004 las llamadas ya fueron 4,1 millones. El año pasado ascendieron a más de 5,5 millones de llamadas y se espera que dentro de tres años se llegue a los 10 millones de llamadas.

Los servicios más demandados fueron los de las urgencias médicas, con un 32,16% del total. Las Policías Locales fueron requeridas en un 22% de los casos, mientras que las llamadas para los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil fueron poco menos del 20%. Los Bomberos recibieron el 14,3% de las llamadas, mientras que los Mossos de Tráfico tuvieron que atender el 11,5% de las llamadas.

Los incidentes más habituales fueron las enfermedades, con un 27,8% de las llamadas. Los incidentes en las carreteras requirieron el 23,36% de las llamadas.