22 de mayo de 2006

Cataluña.- El 67% de los drogodependientes barceloneses sufre algún trastorno mental, según un estudio

BARCELONA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El 67% de las personas drogodependientes sufre algún tipo de trastorno mental, según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y el Instituto Municipal de Investigaciones Médicas (IMIM), llevado a cabo entre 2000 y 2002.

La investigación, realizada sobre una muestra de 149 barceloneses con adicción a las drogas en edades comprendidas entre los 18 y los 30 años, desvela que la dependencia es más frecuente en hombres, pero que las mujeres dependientes sufren más problemas psiquiátricos.

En este sentido, concluye que la depresión, la ansiedad y los trastornos alimentarios son más prevalentes en las mujeres drogodependientes que en los hombres. En cambio, los hombres tienen más trastornos de la personalidad antisocial que las mujeres --un 36% frente al 26,5%--.

De hecho, sobre la muestra estudiada, el 36,7% de las mujeres había sufrido una depresión frente al 20% de los hombres. El 26,5% de las mujeres sufría ansiedad ante el 20% de los hombres. Los desórdenes alimentarios aparecían en el 10% de las mujeres drogodependientes y, por contra, en ningún hombre drogodependiente.

Del total de drogodependientes con problemas mentales, el 33% sufría trastornos de la personalidad y un 26% un trastorno del estado de ánimo como una depresión.

Los autores concluyen que es más habitual sufrir una patología mental si hay policonsumo, de la misma forma que se ha observado que la gente con patología mental tiene más probabilidad de acabar siendo un drogodependiente de sustancias psicoactivas.

Según el informe, la adicción a la droga hace que los pacientes sean más complicados y el tratamiento psiquiátrico queda distorsionado por esta dependencia.

En cuanto al perfil de las personas drogodependientes, la mayoría tenía estudios hasta la secundaria --un 62,6%--, vivía en un piso --un 55%-- y una parte era 'okupa' --un 30%--. En cualquier caso, el 93% eran especialmente dependientes de la heroína y un 71% de la cocaína.