23 de octubre de 2008

Casi la mitad de los españoles "suspende" en hidratación por beber menos de dos litros de agua al día, según un estudio

Casi la mitad de los españoles "suspende" en hidratación por beber menos de dos litros de agua al día, según un estudio
EP

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 47 por ciento de los españoles "suspenden" en hidratación por beber menos de los dos litros diarios recomendados a las personas sanas, un problema que se agrava con la edad, ya que los sufren dos de cada tres mayores de 65 años, según el Barómetro de la Hidratación y la Ingesta de Agua 2008 (BAHIA) de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), presentado hoy en Madrid por el presidente de la SEN, Alberto Martínez Castelao, y su ex presidente Ángel Luis Martín de Francisco, del Hospital Marqués de Valdecilla (Santander).

Este estudio, realizado a nivel nacional con la colaboración de Font Vella y Lanjarón el pasado julio con la participación de 6.500 personas, constató que la mayoría de los españoles bebemos unas tres veces al día, consumiendo un total de medio litro de agua, tres veces menos de lo recomendado por los expertos a las personas sanas.

La mayoría de los españoles prefieren el agua del grifo para hidratarse (60,7%), seguida de los zumos o refrescos (46%) y el agua mineral (45%) y suelen beber más en casa (99%) que en el trabajo (67%) o que en bares o restaurantes (20%). Fuera del hogar, lo que más se consume son refrescos o zumos (17%) y agua mineral (16%).

Por edades, son los jóvenes quienes más líquidos consumen, sobre todo en forma de refrescos y agua mineral. Sin embargo, con la edad disminuye esta ingesta, por lo que la mayoría (60%) de quienes superan los 65 años presentan niveles "insuficientes" de hidratación y muestran preferencia por beber sobre todo agua del grifo.

Por géneros, son los hombres (55%) quienes sacan una ligera ventaja a las mujeres (50%) en esto de la hidratación ya que, a pesar de que beben el mismo número de veces, los varones ingieren una mayor cantidad de líquido y beben con más frecuencia en el trabajo y en bares o restaurantes.

EN LOS HOGARES CON NIÑOS SE BEBE MÁS

Asimismo, el estudio ha demostrado que en los hogares con niños se consume más líquido y con más frecuencia y que se bebe menos en los hogares donde se convive con personas mayores de 65 años (44%) que en aquellos donde no los hay (44%).

A pesar de que la ingesta de líquidos suele coincidir con las tres comidas diarias, son los mayores quienes suelen tener la costumbre de beber en el desayuno. No obstante, el trabajo constató un aumento de las personas que beben a media tarde o por la noche, sobre todo en aquellos lugares donde vive una sola persona.

Ante estos resultados, el presidente de la SEN advirtió de la importancia consumir suficiente agua cada día, "incluso sin sed", ya que con el nivel óptimo de hidratación se evita la aparición de infecciones en la orina o cálculos en el riñón, un órgano que necesita este líquido para asegurar su buen funcionamiento.