30 de junio de 2006

Casi el 90% de personas que se someten a una reducción de estómago para reducir su peso son mujeres, según un estudio

SEVILLA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 85 por ciento de las personas que se someten a una reducción de estómago en España --cirugía bariátrica-- para reducir su peso como consecuencia de la obesidad mórbida que sufren son mujeres, según se desprende de un estudio elaborado por el laboratorio Inamed, fabricante de algunos de los materiales utilizados en diferentes técnicas de cirugía bariátrica, como la banda gástrica.

Además, dicho informe revela que el colectivo de mujeres mayores de 45 años, especialmente con un "bajo nivel educativo", es el principal grupo de riesgo para la obesidad en España. De igual modo, advierte de que factores como la edad, el consumo de alcohol o la cantidad en la ingesta de ácidos grasos, fomentan el avance de la enfermedad entre el sector femenino.

Igualmente, sostiene que existe una relación entre el aumento del índice de masa corporal (IMC) en la mujer que abandonan el hábito de fumar y que las que tienen un mayor número de hijos presentan obesidad con mayor frecuencia. En concreto, este informe considera que las mujeres aumentan su peso habitual en varios kilos dos años después del embarazo, en comparación con las que no han estado embarazadas.

Por comunidades, apunta que la frecuencia de personas obesas es más alta en las regiones de Andalucía, Galicia y Canarias, aunque si se atiene a niveles de sobrepeso --inferiores a los de una persona obesa-- el mayor porcentaje se localiza en Extremadura, con un 35 por ciento del total nacional.

En cuanto a la obesidad infantil, también Extremadura, junto con Aragón y Navarra, son las que presentan mayores porcentajes de incidencia, representando el 70 por ciento del total.

Respecto a la técnica quirúrgica por la que suelen decantarse más este tipo de pacientes, ésta corresponde a la banda gástrica, método más utilizado y valorado en Europa y que en España comienza a tener cada vez mayor demanda, "debido a sus buenos resultados y su seguridad frente a otras técnicas", sostiene el laboratorio Inamed.

TÉCNICA QUIRÚRGICA MÁS UTILIZADA

En concreto, el pasado año se colocaron en España 189 bandas gástricas, de las cuáles el 78,13 por ciento fueron implantadas en mujeres y el resto en hombres. El peso de los pacientes que acudieron a esta técnica se situaba entre 93 y 163 kilos, con un índice de masa corporal medio de 43.

La pérdida media se situó en el 58 por ciento del exceso de peso (calculado restándole al peso preoperatorio el peso ideal) a los dos años. No se han dado casos de mortalidad ni complicaciones graves. La edad de los pacientes se engloba entre los 30 y los 50 años.

Asimismo, los pacientes presentaban pocas patologías previas (hipertensión en la mayoría de los casos en que se daban morbilidades asociadas). En cualquier caso, esta compañía sostiene que la banda gástrica provoca la pérdida, como mínimo, del 50 por ciento del exceso de peso en cada paciente.

ANILLO DE SILICONA

La técnica de la banda consiste en la colocación de un anillo de silicona en la parte alta del estómago, de tal manera que reduce la capacidad del mismo, provocando saciedad de manera precoz, con lo que se ingiere una cantidad menor de alimento. Esto lleva al paciente a perder peso y, sobre todo, a no recuperarlo de nuevo.

Además, este control sobre el peso se efectúa de por vida, ya que la banda gástrica, a diferencia de otras técnicas, no se retira una vez haya sido implantada. Sin embargo, la implantación de la banda gástrica es reversible, ya que si el paciente lo desea, puede extraerse de nuevo también por laparoscopia.

Con todo, este procedimiento se reserva para pacientes con una obesidad extrema o mórbida, es decir, personas con un índice de masa corporal superior a 35.