10 de noviembre de 2006

Cardiólogos defienden el autoinjerto como método de elección para reparación de estenosis de aorta en niños y mujeres

BENALMÁDENA (MÁLAGA), 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La reparación de la estenosis de aorta mediante la implantación de un autoinjerto de arteria pulmonar, conocido como 'procedimiento de Ross', constituye el procedimiento de elección en niños, recién nacidos y mujeres en edad fértil, según pusieron de manifiesto los cardiólogos participantes en el I Cardioforo Internacional, que se celebra estos días en Benalmádena (Málaga) organizado por el Hospital Internacional Xanit (INCOR XANIT). En España se han realizado ya 388 de las cerca de 8.000 intervenciones de este tipo que se han llevado a cabo en todo el mundo.

El doctor Manuel Concha, director del Instituto del Corazón del Hospital Internacional Xanit (INCOR XANIT), realizó ayer en directo una intervención de este tipo en el seno del cardioforo a un niño de 11 años, en la que mostró a los 120 cardiólogos asistentes la técnica, que se realiza ya en hospitales de Galicia, Cataluña, Madrid, Castilla y León y Andalucía.

Posteriormente, en rueda de prensa, explicó que se trata de un procedimiento "no universal" que puede aplicarse a determinado perfil de paciente: "neonatos, jóvenes, mujeres que deseen quedarse embarazadas y personas con vida muy activa, ya que es la alternativa a la válvula mecánica, que es el procedimiento tradicional en el que el paciente precisa de anticoagulantes el resto de su vida".

Concha, pionero de esta técnica en nuestro país desde que comenzó a aplicarla en 1997 en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, precisó que, "aunque España se ha incorporado tarde a esta práctica, se sitúa ya al nivel europeo". Alemania está a la cabeza, con 600 casos, seguida de Holanda, con 200, e incluso puede compararse con Estados Unidos, con entre 150 y 200 casos anuales", dijo.

Con tres décadas de existencia, esta técnica "ha recobrado un gran interés en los últimos 15 años debido a la excelente evolución de los pacientes a los que se les ha venido practicando". Además, "una de las principales ventajas del autoinjerto está en su capacidad para crecer con el paciente, a diferencia del injerto de donante, y no suele haber rechazo y la infección es muy poco frecuente".

8.000 INTERVENCIONES EN TODO EL MUNDO

El doctor Donald Ross, que desarrolló en la década de los sesenta esta técnica, consistente en utilizar la propia válvula pulmonar del enfermo como autoinjerto de sustitución (colocando en su lugar un injerto pulmonar crioconservado de donante), recordó los comienzos poco reconocidos de este procedimiento, que se aplicó, entre severas críticas de los detractores, por primera vez en 1967 a un paciente, que murió 30 años después de un carcinoma y con el injerto en perfecto funcionamiento.

"Dijeron que eramos unos criminales por prácticar este método y seguimos durante 25 aplicándolo en solitario en todo el mundo hasta que presentamos los resultados y entonces se aceptó sin mas", señaló Ross.

"Nos preocupaba si se podría producir algún problema con la válvula pulmonar pero hasta el momento no se ha producido ningún fallo en 8.000 casos, por lo que se puede indicar y aplicar sin problemas --recordó--. Al principio se aplicaba a pacientes de 20 ó 30 años para evitar tomar antocoagulantes de por vida, pero cada vez se usa más en pacientes de 1 a 10 años".

De hecho, según expresó el doctor Alberto Juffé, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca del Complejo Universitario Juan Canalejo, de La Coruña, se trata de "la única solución sobre todo en neonatos y bebés, cuando fallan otros sistemas, ya que para ellos que no existen válvulas mecánicas".

El doctor Ross explicó que ahora el futuro de este procedimiento se afronta "con mucha confianza" ya que, mientras en los primeros años la mortalidad de la intervención era de entre el 5 y el 7 por ciento, actualmente se ha reducido a menos del 2 por ciento, porcentaje similar al de cualquier otra cirugía de valvulopatía. Al principio era una técnica compleja --reconoció--, aunque ahora la puede realizar cualquier cirujano competente". De hecho, señaló que desde que se aplica que han tenido que retirar "muy pocos" autoinjertos y son totalmente viables 25 años después, ya que presentan tejido vivo.

EI Cardioforo Internacional fue inaugurado por José Luis Rocha, secretario general de Calidad de la Consejería de Salud de Andalucía, quien recordó que la atención a las cardiopatías es un objetivo prioritario de la Junta, para lo cual ha puesto recientemente en marcha el Plan Integral de Atención a Cardiopatías que estará vigente hasta 2009.