Carcedo admite que en algunas farmacias hay "algún uso", "no previsto y no debido", que genera conflicto con Enfermería

Carcedo admite que en algunas farmacias hay "algún uso", "no previsto y no debido", que genera conflicto con Enfermería
13 de noviembre de 2018 OSCAR DEL POZO - EUROPA PRESS

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha admitido, ante la denuncia de los profesionales de Enfermería por posible intrusismo en sus competencias asistenciales por parte de los farmacéuticos, que en algunas farmacias hay "algún uso", "no previsto y no debido", que está generando conflicto.

"No hay bronca entre enfermeros y farmacéuticos, hay algún uso, digamos no previsto y no debido, o que genera conflicto, para la actividad de algunas farmacias", ha señalado Carcedo en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press.

La ministra respondía así ante un posible cambio de modelo de la farmacia comunitaria en Madrid, y en referencia a las críticas abiertas desde la Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería y el Sindicato de Enfermería, SATSE, quienes han empezado una campaña para informar a profesionales y ciudadanos sobre la posibilidad de que los farmacéuticos, que recuerdan están especializados en medicamentos, presten también asistencia sanitaria.

Al respecto, Carcedo ha defendido que "el farmacéutico es un profesional que tiene su papel, y muy importante, en el Sistema Nacional de Salud (SNS)"; además, ha insistido en que, el hecho denunciado por Enfermería, "es una cuestión concreta, para un uso muy puntual y una utilización muy particular", refiriendose a la situación de la Comunidad de Madrid. 

Desde la Mesa señalan que la Comunidad Valenciana, Murcia, País Vasco, Cataluña y Galicia, son las comunidades autónomas donde podría haber un especial interés de desarrollar un nuevo modelo en la farmacia que, ha su juicio, está basado "en el afán privatizador de la sanidad pública por parte de los empresarios farmacéuticos".

Como ejemplo destacan el caso de la Comunidad de Madrid, donde ya existe un proyecto de Ley de Farmacia, pendiente de aprobación en la Asamblea de Madrid, que posibilita que los empresarios farmacéuticos acudan a los domicilios para realizar actuaciones asistenciales que no les corresponden y que desarrollan los profesionales sanitarios de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).