17 de noviembre de 2006

El cantante Raphael insta a la sociedad a "ser donante de sangre y órganos" y subraya la importancia de la "conciencia"

En el Luis Vives se realizará mañana una maratón durante todo el día en la que se esperan conseguir 700 donaciones

VALENCIA, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El cantante Raphael, que se encuentra de gira en Valencia, visitó hoy el Centro de Transfusiones de la Comunitat Valenciana, donde instó a la sociedad a "ser donante de sangre y de órganos". En esta línea, el director del Centro de Transfusiones de la Comunitat, Roberto Roig, recordó que mañana se realizará una maratón en el IES Luis Vives de Valencia, desde las 10.00 hasta las 21.00 horas, en la que prevé conseguir 700 donaciones, que según dijo, "es la sangre que necesita la Comunitat Valenciana en una día".

Rapahel, que visitó a las personas que se encontraban donando sangre en el centro, resaltó que "esto no es una promoción sino una realidad" y añadió que es "muy importante que la gente esté concienciada" de que hay que "ser donante de sangre y de órganos", porque "la vida de los demás es una maravilla", apuntó. "Así que por favor, pasen por aquí y sean donantes de sangre", insistió.

Por su parte, el director del Centro de Transfusiones de la Comunitat Valenciana, Roberto Roig, explicó que la maratón de mañana "es una forma de acercar la donación al donante de Valencia, que precisamente no es el más donante", señaló. En este sentido, dijo que "probablemente no tenemos capacidad ninguno de nosotros, ni el Centro de Transfusión ni tampoco los medios de comunicación, de convencer o de hacer penetrar el mensaje en la sociedad valenciana".

Al respecto, concretó que si la donación en la Comunitat es de 40 donaciones por cada 1.000 habitantes, "en la ciudad de Valencia no llega a 20 donaciones por cada 1.000", algo que, según dijo, "pasa igual en el resto de las grandes ciudades, donde la penetración del mensaje cuesta más porque, entre otros motivos, compite con otros muchos mensajes solidarios y porque es una sociedad que tiene prisa", matizó.

Roig explicó que "es más donante la gente del norte que del sur y más en el interior que en la costa" y que "cuanto más pequeña es una comunidad, más estrecha es la relación entre sus habitantes y con más facilidad se transmite el mensaje", y citó el ejemplo de Castellón, que calificó como "una provincia muy donante y que tiene mucha voluntad".

A su vez, detalló que la Comunitat Valenciana está "entre el quinto y el sexto lugar en cuanto a la donación de sangre en España" pero, resaltó, "también somos el Centro de Transfusión más importante del país". Además, sobre el balance de este año afirmó que "presenta un equilibrio inestable respecto al año pasado" y subrayó que "el mes de octubre ha sido un mes extrañamente malo en toda España", algo por lo que se mostró "preocupado".

25.000 DONANTES NUEVOS AL AÑO

Roig prevé acabar el 2006 "aproximadamente como el año pasado" pero, alertó sobre que "se viene notando una bajada en la donación en los últimos años", a pesar de la cual, destacó que "la promoción funciona porque porque todos los años somos capaces de hacer 25.000 donantes nuevos en la Comunitat". "Lo que no somos capaces es de que esa gente repita", lamentó.

El director del Centro de Transfusiones incidió en que "en un día se trasfiere tal cantidad de sangre, que es necesario que constantemente tengamos que estar llamando la atención" para poder asistir a las personas en los hospitales, para trasplantar, operar, atender los accidentes de circulación o poner quimioterapia en gente que tiene cáncer".

Roig comentó que "somos una Comunitat de unos 5.000.000 de habitantes y donan sangre unas 110.000 personas al año", por lo que consideró que, "aunque sea suficiente, no es justo que todo el peso de la trasfusión", recaiga sobre ellas. "Eso es obligación de todos", apostilló.

Por otro lado, incidió en que la sangre es "un producto que no podemos fabricar, ni improvisar y que tiene fecha de caducidad --35 días los hematíes a cuatro grados y cinco días las plaquetas a 22 grados-- y eso nos pone en un estrecho margen que limita la caducidad a la carencia". Al mismo tiempo, manifestó que "tenemos una necesidad enorme todos los días, los siete días a la semana de los 365 días del año".

Ante la Navidad, por ejemplo, señaló que "la gente está más pendiente de las fiestas", pero "los enfermos no tienen vacaciones". En cambio, en situaciones "que llaman poderosamente la atención, la solidaridad es tal que ha de ser moderada", con lo que, "si en un mes tenemos más donaciones tenemos riesgo de caducidad y si en otro hay menos tenemos riesgo de carencia. Si las consiguiéramos regularmente, en cada mes, las cosas irían razonablemente bien", remarcó.

Por ello, pidió que a la gente que "si no lo hace por altruismo, al menos que lo haga por egoísmo, porque algún día lo puede necesitar, porque cualquiera de nosotros podemos ser mañana subsidiarios de que nos hagan una trasfusión", instó. Al respecto, el presidente de la Federación de Donantes de la Comunitat Valenciana, Manuel Martínez, aseveró que "entre un 40 y 50 por ciento de la población, a lo largo de su vida, puede necesitar sangre".

De este modo, subrayó que subrayó que "todas la personas que viven aquí tienen derecho a la sangre sin exigencias de contrapartidas pero la realidad es que esto se está sosteniendo a través de unas 110.000 personas, muchas de las cuales donan cuatro veces al año y es gracias a ellas que esto marcha", concluyó.