12 de julio de 2007

Los cánceres de mama de detección precoz son cada vez de menor tamaño y menos invasivos, destaca un experto

Los cánceres de mama de detección precoz son cada vez de menor tamaño y menos invasivos, destaca un experto

SANTANDER, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los cánceres de mama de detección precoz son "cada vez de menor tamaño" y "menos invasores" de modo que, en muchos casos, permiten "conservar la mama y la axila", según destacó hoy en Santander el presidente de la Fundación de Estudios Mastológicos (FEMA), José Díaz-Faes.

Este especialista, que participa en el encuentro 'Cáncer de mama y sociedad' que se desarrolla estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), señaló que "aproximadamente uno de cada tres" casos diagnosticados en los primeros estadios de la enfermedad "no son todavía invasores" sino "carcinomas localizados exclusivamente en la mama", con prácticamente "un 100 por ciento de curación".

Así, según Díaz-Faes, los cánceres de mama por debajo de dos centímetros "pocas veces" suponen "una afectación de ganglios axilares". "Esas mujeres que se encuentran en esos casos, tratadas correctamente, en un 90 por ciento está bien a los diez años del proceso", dijo este doctor, quien enfatizó que "hace diez años" estas cifras "no serían posibles".

Preguntado por los "retos" que se afrontan actualmente al abordar esta enfermedad, el presidente de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria, Carlos Vázquez, apuntó la importancia de "identificar muy bien" el tratamiento que precisa cada paciente, y de "transmitir" esas terapias "individualizadas".

A este respecto, el especialista consideró que "ya no es asumible que se equiparen los tratamientos de unos y otros pacientes" puesto que "sus perfiles pueden ser muy diferentes", aseveró. "Es demoledor oír decir a una paciente 'oiga, ¿por qué a mí no me ha puesto esto o lo otro que ha puesto a esta persona?'. Y no se le ha puesto porque no hay que ponérselo", afirmó Vázquez, quien hizo hincapié en que las terapias se están "individualizando", tanto en el plano médico como en el quirúrgico.

Por su parte, Díaz-Faes consideró que el "desafío definitivo" se centra en el desarrollo de la investigación "para prevenir" el cáncer de mama, algo que "está lejos" pero "donde se tiene que llegar". "Hay que descubrir cómo prevenir para que no se produzca esta enfermedad con prevención primaria, no secundaria de diagnosticarla en una fase curable", remachó.

REVISIONES

Sobre las edades que deberían cubrir los programas de detección precoz de esta enfermedad, Díez-Faes subrayó que tanto la FEMA como la Sociedad Española de Senología y Patología "llevan tiempo ya luchando" para que se baje el umbral de inicio de estas campañas hasta los 40 años.

Incidió en que en la mayoría de las Comunidades Autónomas estas revisiones comienzan a los 45 años, aunque en algunos lugares se pospone hasta los 50 (años). "Por arriba esto no se puede detener a los 65 ni a los 70 años", agregó el presidente de FEMA en alusión a los exámenes en los tramos de edad más elevados.

"Si una mujer llega a los 70 años sin padecer una enfermedad grave intercurrente, aún tiene por delante dieciséis años de esperanza de vida. A esa edad en este país todavía se es joven", sentenció este especialista, quien apostó por que los programas de prevención "sean para toda la vida, desde los 40 años hasta siempre".