29 de mayo de 2014

El Campus de Mieres contará con un sistema de grabación y análisis clínico del movimiento

OVIEDO, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Campus de Mieres de la Universidad de Oviedo contará con un Laboratorio de Análisis Clínico del Movimiento, compuesto por una serie de equipamientos que permiten grabar con multitud de parámetros el movimiento de un paciente, a fin de realizarle un diagnóstico o controlar la evolución de una patología. Se dirigiría especialmente dolencias de carácter traumatológico, psicomotriz o neorológico.

El equipamiento ha sido presentado este jueves por el rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, que ha estado acompañado de Fernando Santos, director de Gestión Clínica de Pediatría del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y de Ricardo Llavona Fernández, asesor científico del proyecto. También han estado presentes la vicerrectora de Investigación y del Campus de Excelencia, Paz Suárez Rendueles, y el responsable del Área Sanitaria IV, Jaime Rabanal.

Según ha explicado la Universidad en una nota de prensa al respecto, el laboratorio cuenta con un avanzado equipamiento de toma de imágenes y software específico para la captura del movimiento. Está constituido por un conjunto de sensores de movimiento que se fijan en ciertos puntos anatómicos y un software para captura y análisis del movimiento. La información proporcionada por los sensores durante la captura, en combinación con un software de animación 3D, permiten reproducir el movimiento trasladado a un modelo biomecánico, que posibilita posteriormente un análisis preciso de los movimientos capturados.

Según ha explicado Paz Suárez Rendueles, la Universidad ya disponía desde hace tres años de estos equipamientos, aunque en principio estaban destinados a un uso más genérico. De hecho, se trata de una tecnología utilizada en múltiples ámbitos, entre ellos el de la animación audiovisual. Sin embargo, con la colaboración del HUCA y las autoridades sanitarias, se ha decidido reorientarlos al campo de la salud y la biomedicina.

Las previsiones de Llavona son que a finales de este primer año de funcionamiento se pueda disponer de los resultados de un primer análisis clínico de pacientes. Se trataría de personas aquejadas principalmente de dolencias traumatológicas y afecciones derivadas del movimiento. Su utilización estará abierta tanto a personal del HUCA, como de la Universidad, como también externo que pretenda aprovechar las oportunidades de este equipamiento. Además de los análisis clínicos, diagnósticos y tratamientos, Fernando Santos confía en que se puedan realizar avances en investigación y comercialización de patentes por parte de la Institución Académica.