21 de octubre de 2006

Uno de cada tres menores de 16 años ha fumado porros alguna vez

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consumo de drogas crece de forma imparable, sobre todo entre los más jóvenes. Según un estudio del Plan Nacional de Drogas, en los últimos diez años se ha duplicado el número de adolescentes que toman cannabis, hasta el punto de que uno de cada tres jóvenes menores de 16 años se ha fumado alguna vez un porro. Asimismo, se ha cuadruplicado el número de menores -entre los 14 y los 18 años- que prefieren la cocaína. Los médicos de familia lo califican de "epidemia" y advierten que el mayor problema es que los jóvenes no temen el cannabis por considerar su riesgo "bajo".

El primer contacto de los jóvenes con las drogas se produce a edades muy tempranas, según los últimos datos ofrecidos por el Plan Nacional de Drogas. Uno de cada tres menores de 16 años ha consumido cannabis y el 8 por ciento de los jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años afirma haber tomado éxtasis en algún momento de su vida. Estas cifras concluyen con un aumento desproporcionado de esta sustancias en los últimos diez años. En este tiempo el consumo de cannabis se ha duplicado el consumo de cannabis en España. Además, el número de jóvenes de entre 14 y 18 años que han probado la cocaína en los últimos doce meses ha aumentado de un 1,8 por ciento en 1994 a un 7,2 por ciento en 2004.

Los adolescentes están perdiendo poco a poco la percepción del riesgo que supone el consumo de estos estupefacientes, y esto lo único que ocasiona es el incremento del mismo y da lugar a un aumento también de la dependencia. Otro de los factores que ayudan a que las drogas estén cada vez más presentes en el tiempo de ocio, e incluso fuera de él, es la facilidad que tiene para acceder a ellas.

En las últimas jornadas de Actualización en Medicina de Familia, celebradas en Santiago de Compostela, los expertos atendieron a este tema que tanto preocupa a los padres y a la sociedad en general y lo calificaron de "epidemia". Para el doctor José Zarco, esta situación es preocupante porque en los últimos años conceptos como el cannabis terapéutico "están aumentando aún más la confusión existente entre los más jóvenes" fomentando "la consideración social del cannabis como una droga de bajo riesgo".

Y aunque el porcentaje de consumidores que tienen problemas de adicción es bajo, sí "está aumentando el número de jóvenes con dependencia a esta sustancia", apuntó Zarco.

DETECTAR EL PROBLEMA

Por su parte, el doctor Asensio López, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), consideró la Administración debería fomentar la aplicación de "los conocimientos y habilidades" de los médicos de familia a la hora de abordar estas situaciones de riesgo, "sobre todo en los más jóvenes". Además, insistió en que estos profesionales deben "aprovechar" cualquier oportunidad para "captarlo" y a partir de ese momento "investigar posibles consumos" y que esto origine "cambios hacia conductas más saludables".

El doctor José Zarco, por último, aseguró que los médicos de familia se encuentran en una situación privilegiada para "detectar problemas" en los primeros momentos. Para ello es necesario prestar "especial atención" a una serie de situaciones que "alertan de una posible ingesta de sustancias tóxicas" entre adolescentes.