25 de abril de 2012

Boticarios critican el "papel secundario" que toma la prestación farmacéutica al incluirla en la cartera suplementaria

Muestran sus recelos a la escala de aportaciones recogida en el nuevo decreto-ley y a la posible derogación de las ayudas a las rurales

SEVILLA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Rural (SEFAR), Francisco Javier Guerrero, ha reprochado el "papel secundario" en el que ha quedado la prestación farmacéutica desde la entrada en vigor del Real Decreto ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), al incluir dicha prestación dentro de la cartera común suplementaria (sujeta a las aportaciones del usuario) y no en la cartera común básica (cuyos servicios son cubiertos de forma íntegra mediante financiación pública).

En declaraciones a Europa Press, Guerrero ha admitido que desde su estamento, "como profesionales sanitarios que somos y nos sentimos, no es muy digno excluirnos del resto de profesionales que se dedican al cuidado de la salud de las personas, en el sentido de que nos otorgan un papel secundario en el cuidado de la salud".

"No es un plato de buen gusto para los que nos sentimos de verdad profesionales sanitarios", ha lamentado Guerrero, quien también ha aprovechado para mostrar sus dudas acerca de la escala de aportaciones y deducciones que recoge este Real Decreto relativas a las facturaciones mensuales que tienen las oficinas de farmacia.

"Todo hace indicar que la farmacia que esté más cercana al límite del primer tramo de facturación, que va de 0 a 25.000 euros mensuales, tendrá una deducción mayor que la que facture menos de 25.000 euros mensuales, cuyo techo máximo deducible (de retorno para la farmacia) será de 850 euros", ha alertado el presidente de los farmacéuticos rurales españoles, quien ha tildado este posible hecho de "sin sentido".

"Parece que el sistema de aportaciones y deducciones está hecho de tal forma que para que se reciba la deducción máxima de 850 euros se tiene que estar más cerca del techo máximo de 25.000 euros mensuales, frente al que facture por ejemplo 20.000 euros, 15.000, 10.000 y así sucesivamente; eso que no tiene ni pies ni cabeza y está fuera de toda lógica", ha recalcado.

De hecho, ha adelantado que este mismo miércoles se ha puesto en contacto con el Ministerio de Sanidad para trasladar esta posible anomalía y que está a la espera de que la directora general de Cartera Básica de Servicios del SNS, Sagrario Pérez, "nos aclare esta cuestión".

Del mismo modo, ha expresado a Europa Press su temor ante el hecho de que este sistema de deducciones y aportaciones que recoge el Rea Decreto ley "elimine" las ayudas que venían fijadas para la farmacia rural en el real decreto ley 9/2011 aprobado por el anterior Ejecutivo central.

"Al parecer, el articulado también puede llevar a que haya una modificación de las compensaciones que venían recogidas en el real decreto ley 9/2011 y que el Estado aportaba a la oficina de farmacia, en el sentido de que sea derogado por esta nueva escala de deducciones, que supone mucho menos dinero de ayuda a la pequeña botica rural", ha concluido.