19 de febrero de 2014

La biología molecular ha supuesto una revolución en el abordaje de los tumores ginecológicos

La biología molecular ha supuesto una revolución en el abordaje de los tumores ginecológicos
MD ANDERSON CANCER CENTER MADRID

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

Actualmente el 15 por ciento de los casos de cáncer detectados en mujeres en España son de origen ginecológico (ovario, útero, cuello de útero o vulva) pero el conocimiento de su biología molecular ha supuesto una de las revoluciónes más importantes en su abordaje terapéutico.

Así lo han asegurado los asistentes al IV Congreso Internacional sobre Cáncer Ginecológico 'Terapias Emergentes' organizado en Madrid por la MD Anderson Cáncer Center de la capital española y el de la Universidad de Texas en Houston, en el que más de 500 especialistas analizan los últimos avances en prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de estos tumores.

Precisamente la mesa de apertura del congreso se centrará en las implicaciones prácticas de la genética en el tratamiento del cáncer, ya que cerca del 10 por ciento de los tumores de ovario es hereditario, e incluso en algunos subtipos puede ser superior al 20 por ciento.

"Probablemente el conocimiento de las alteraciones moleculares que hacen hereditario el cáncer de ovario, y que son básicamente las mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2, sea la mejor estrategia de prevención de futuro para estos tumores", indica Antonio González, jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid.

En esta línea, la biología molecular ha permitido identificar diferentes subtipos de cáncer de ovario, cada uno de los cuales tiene unas alteraciones moleculares específicas que pueden constituir potenciales dianas terapéuticas.

Esto permite realizar investigaciones mucho más precisas, como los estudios para determinar si los inhibidores de la enzima PARP son el mejor tratamiento para las pacientes con alteración del BRCA. "Y lo mismo sucede con otras terapias como la dirigida al receptor de folato", según González.

LA CIRUGÍA, LA TERAPIA MÁS ÓPTIMA EN CÁNCER DE OVARIO

A lo largo de los tres días de trabajo, los especialistas también analizarán el tratamiento quirúrgico como terapia óptima de elección para el cáncer de ovario. "Esto se debe a que el factor pronóstico más importante en cáncer de ovario es la enfermedad residual que queda tras la cirugía", ha explicado este experto.

En este sentido, uno de los temas que más debate puede generar durante el congreso es el valor de la laparoscopia previa a una cirugía de citorreducción.

Otra posible controversia entre los asistentes es el papel de la quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (HIPEC), ya que hoy en día la evidencia para el empleo de esta terapia todavía es muy limitada como tratamiento estándar en cáncer ginecológico y en concreto en cáncer de ovario.

Una de las estrategias más novedosas para el cáncer de ovario es el tratamiento antiangiogénico, que busca el bloqueo de la neoangiogénesis, es decir, la producción de los vasos sanguíneos que necesita un tumor para su crecimiento y desarrollo. De hecho, González ha destacado que actualmente hay datos que confirman que la incorporación de esta terapia a la quimioterapia consigue aumentar el tiempo en que está controlada la enfermedad, incluso en estadios avanzados.

Alcanzado este objetivo, los retos del tratamiento antiangiogénico para el futuro son "conocer qué pacientes son las que obtienen un mayor beneficio a través de biomarcadores, identificar cuál es el mejor momento para emplear esta terapia tras la cirugía y, por último, analizar cuál es su papel en el momento de la recaída".

CÁNCER DE CÉRVIX Y ENDOMETRIO

En la reunión también se ha abordado el manejo conservador del cáncer de cérvix precoz, ya que en los últimos años se ha avanzado en el desarrollo de nuevos tratamientos que permiten la conservación total del útero, en pacientes seleccionadas, con el objetivo de poder tener hijos en el futuro.

En el caso de las pacientes en fases avanzadas, "algunos tratamientos, como bevacizumab, han conseguido aumentar no solo la supervivencia libre de enfermedad, sino también la supervivencia global", indica el Dr. González.

Algo similar ha sucedido con la evolución del abordaje del carcinoma de endometrio, donde los especialistas coinciden en señalar las ventajas de los procedimientos más conservadores, menos traumáticos, que implican menos efectos secundarios en las pacientes.