31 de octubre de 2014

CSIF denuncia al Summa por no activar el protocolo de ébola

El médico que acudió al domicilio comunicó que Teresa tenía signos hemorrágicos y no se activó el protocolo

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha denunciado ante la Fiscalía y la Inspección de Trabajo que el SUMMA 112 no informó a Salud Pública de los síntomas "evidentes" de contagio del virus del ébola de la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

   Según ha informado la portavoz del sindicato, Elena Moral, la auxiliar llamó al Centro Coordinador de Urgencias (CCU) refiriendo tener 38,3 grados de fiebre e informando de que había estado trabajando con el misionero infectado Manuel García Viejo.

   En ese momento, el CCU avisa a la Dirección General de Salud Pública, que no decide activar el protocolo del ébola porque no presentaba la fiebre suficiente, y envía una Unidad de Atención Domiciliaria con un médico al domicilio de Romero.

   "Es en el momento de la exploración cuando el facultativo detecta signos de sarpullido o petequias que pueden ser signos de infección del virus. Se lo comunica al Centro Coordinador y este a la jefatura de guardia quien decide no comunicar este hecho a Salud Pública y envía una ambulancia básica", ha argumentado el responsable de Acción Sindical Sanidad Madrid del CSI-F, Fernando Hontangas, para quien ha sido una "negligencia muy grave".

   Además, ha recordado que dicha ambulancia, al no haberse activado el protocolo de emergencia por un caso de ébola, siguió trabajando durante unas 14 horas representando así un "riesgo" tanto para los profesionales del vehículo sanitario, como para los posteriores pacientes que lo usaron y, por ende, "para la salud pública general".

   Por todo ello, el sindicato ha solicitado a la Fiscalía que investigue todas las conversaciones telefónicas, desde el momento en el que Romero llamó, hasta que fue trasladada al Hospital de Alcorcón, "cuando debería haber sido al Hospital Carlos III", con el fin de "esclarecer" los hechos y establecer las responsabilidades oportunas.

   Además, ha informado de que no le consta que este médico haya sido aislado en el Hospital Carlos III, como sí lo estuvieron 16 personas que habían estado en contacto con Romero, aunque sí que confirman que tomó sus "propias medidas de seguridad".

   "El médico que acude al domicilio actúa con un criterio profesional fantástico y el CCU el que hace una dejación de sus funciones", ha insistido Hontangas, para subrayar que, a pesar de que Romero no alcanzaba la fiebre necesaria para activar el protocolo, sí tenía signos hemorrágicos, propios de la enfermedad, y "lo más importante", había estado en contacto directo con García Viejo.

INCUMPLIERON LA NORMATIVA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

   Del mismo modo, ha avisado de que la Administración ha podido incumplir la normativa sobre prevención de riesgos laborales ya que, tal y como ha insistido, ha habido trabajadores que han entrado en contacto directo con un paciente con ébola sin haber recibido formación específica. Concretamente, considera que se ha contravenido el artículo 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el artículo 12 del Real Decreto 664/1997 de protección de los trabajadores frente a riesgos biológicos.

   También, según el sindicato, los hechos descritos revisten "indiciariamente" los caracteres de un delito contra los derechos de los trabajadores, tipificado y penado en el artículo 316 del Código Penal, del que es presunto responsable el director gerente del SUMMA 112 de Madrid.

   Y es que, tal y como ha advertido Moral, los equipos de protección de los profesionales no fueron los adecuados ya que deberían haber empleado mascarillas y gafas con sistemas antivaho, tal y como lo establece la normativa vigente. Respecto a la eliminación de los residuos biosanitarios y el procedimiento de desinfección, el sindicato considera que no se actuó de manera adecuada, por un desconocimiento de los profesionales suscitado por la falta de formación.

"En la denuncia hemos aportado un dossier con pruebas, documentos, protocolos y normas sobre el tratamiento del ébola, la prevención que debe haber o las medidas que se deben adopta, entre otras", ha comentado Moral, para denunciar que, además, el personal sanitario y no sanitario no ha sido informado ni formado sobre el manejo 'post-mortem' de los casos.

   Dicho esto, la portavoz del sindicato ha informado de que actualmente el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto en marcha un curso de formación en la Escuela Nacional de Salud que, además de no estar "acreditado", se está ofertando a los profesionales que no han tenido trato directo con los sacerdotes o con la auxiliar de enfermería.

Finalmente, ha pedido "unidad" a todos los profesionales sanitarios y ha recordado que "todo lo que está sucediendo" es por un "problema de gestión" del Gobierno y de las autoridades sanitarias en la crisis del ébola. "Han creado un auténtico caos y no debemos consentir que la Administración nos lleve a los trabajadores sanitarios por delante", ha zanjado.

-. Firma: LRB .-

en el momento de la exploración cuando el facultativo detecta signos de sarpullido o petequias que pueden ser signos de infección del virus. Se lo comunica al Centro Coordinador y este a la jefatura de guardia quien decide no comunicar este hecho a Salud Pública y envía una ambulancia básica", ha argumentado el responsable de Acción Sindical Sanidad Madrid del CSI-F, Fernando Hontagas, para quien ha sido una "negligencia muy grave".