18 de julio de 2006

Las autoridades europeas alertan de la toxicidad de una planta medicinal utilizada para tratar síntomas de la menopausia

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Europea del Medicamento (EMEA, en sus siglas en inglés) alertó hoy de que ha detectado cuatro casos de toxicidad hepática (uno de ellos un fallo hepático fulminante) relacionados con el consumo de productos que incluyen en su composición la planta medicinal cimicifuga racemosa (también conocida como 'cohosh negro'), "ampliamente utilizada" en toda Europa contra síntomas de la menopausia como los sofocos.

En consecuencia, pide a los consumidores de la sustancia que dejen de tomar la planta y consulten a su médico "inmediatamente" si notan cansancio, pérdida de apetito, coloración amarillenta de piel u ojos, dolor estomacal con náuseas y vómitos u orina oscura, todos ellos síntomas de enfermedad hepática.

Asimismo, recomienda a los médicos que pregunten a sus pacientes acerca del consumo de la citada planta medicinal y les recuerda que las reacciones hepáticas que puedan estar relacionadas con el consumo de 'cohosh negro' deben comunicarse a los respectivos sistemas nacionales de farmacovigilancia.

Según una comunicación de la EMEA, a la que tuvo acceso Europa Press, la cimicifuga racemosa es "ampliamente usada" en Europa, a veces en combinación con otras plantas medicinales, en una serie de productos cuya utilización más común es el tratamiento de los síntomas menores de la menopausia (sofocos, sudores, trastornos del sueño y nervios), aunque también se distribuye a través de un número "desconocido" de presentaciones ilegales. Además, en algunos países miembros de la Unión Europea, está indicada también para el alivio sintomático del dolor reumático, tos, retortijones o la menstruación.

"ASOCIACIÓN TEMPORAL" EN CUATRO CASOS.

Para llegar a sus conclusiones, los técnicos de la EMEA analizaron 42 casos de hepatotoxicidad, 34 procedentes de las autoridades competentes de los estados miembros y otros 8 de la literatura científica. No obstante, sólo 16 de estos casos estaban lo sufientemente documentados como para permitir al Comité de Productos de Plantas Medicinales de la EMEA valorar si la planta podría estar vinculada a lesiones hepáticas.

Tras su estudio, los técnicos excluyeron cinco de estos casos y consideraron que en siete más no se podía establecer una relación, aunque en los cuatro casos restantes (dos de hepatitis autoinmune, una lesión hepatocelular y un fallo hepático fulminante) concluyeron que existía una "asociación temporal" entre el inicio del tratamiento con 'cohosh' y la aparición de la reacción hepática.