26 de abril de 2006

La atención a los adultos con una enfermedad cardiaca congénita es deficiente en Europa

La atención a los adultos con una enfermedad cardiaca congénita es deficiente en Europa

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El cuidado médico que se ofrece en Europa a los adultos nacidos con una enfermedad cardiaca es inadecuado y existe un número muy reducido de centros especializados para el tratamiento de estas afecciones en continuo aumento, según un estudio europeo sobre el corazón y las enfermedades cardiacas congénitas en los adultos, el 'Euro Heart Survey on Adult Congenital Heart Disease' (ACHD). Las conclusiones de la investigación se publican en 'European Heart Journal'.

El estudio ha sido dirigido por Philip Moons, de la Universidad Católica de Leuven en Bélgica, y en él han participado investigadores de Holanda, Alemania y Suiza. Estos resultados proceden de una parte del estudio que examinó cómo se organizan estas atenciones clínicas en Europa a través del análisis de datos de 71 centros que accedieron a completar cuestionarios.

Según Moons, al no recibir información de centros de todos los países no se pueden extraer conclusiones de si un determinado país es mejor o peor que otro o si uno en particular tiene un número insuficiente de centros. Sin embargo, el investigador señala que los resultados sí muestran que la atención clínica prestada en general está por debajo del punto óptimo. Al ser la participación voluntaria, los autores del trabajo creen que los centros más activos completaron los cuestionarios, lo que sugiere que los resultados podrían ocultar la verdadera situación.

Las ocho recomendaciones que aseguran una atención clínica adecuada para este tipo de pacientes, más de 1,2 millones de adultos con enfermedad cardiaca congénita en Europa, incluyen que el centro de referencia debe tener uno o dos cardiólogos especializados en estas dolencias, ofrecer atención clínica en conexión con cardiología pediátrica y/o cirugía cardiaca congénita y tratar un número suficiente de casos para mantener altos niveles de atención.

Siguiendo con estas sugerencias, los expertos señalan que los centros cardiacos y no especializados deben estar relacionados con un centro especialista, contar con un mínimo de dos cirujanos cardiacos con formación y práctica en cirugía cardiaca pediátrica y adulta, así como cirujanos que realicen 125 operaciones al año, 50 de ellas de casos de enfermedad congénita cardiaca en adultos. Además, estos centros deberían poseer instalaciones y equipos adecuados y tener al menos una enfermera especializada y formada en la atención a estos pacientes.

Los científicos descubrieron que menos de una quinta parte de los centros especializados (nueve de 48) reunían todas estas características y de los 23 centros no especializados sólo 14 colaboraban con un centro especializado. Los dos aspectos más difíciles de cumplir por parte de los centros era el número mínimo de operaciones por enfermedad cardiaca congénita al año y la presencia de enfermeras especializadas en este tipo de atención clínica.

Según muestran los resultados, el número medio de operaciones en los centros especializados fue de 42, lo que indica que más de la mitad no conseguían realizar al menos 50 operaciones anuales y menos de la mitad de los centros especializados contaban entre su personal con enfermeras especializadas en el cuidado de enfermos con este tipo de afecciones cardiacas.