17 de febrero de 2020

Asociación de Transporte Sanitario rechaza recomendación de CNMC de cambiar ambulancia por VTC o taxi en algunos casos

Asociación de Transporte Sanitario rechaza recomendación de CNMC de cambiar ambulancia por VTC o taxi en algunos casos
David García, presidente de Aetrans-sanit - AETRANS-SANIT - ARCHIVO

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional del Transporte Sanitario (Aetrans-sanit) ha mostrado su "más absoluto" rechazo a la recomendación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de contar con el taxi y los vehículos de alquiler con conductor (VTC) en vez de ambulancias para atender determinadas rutas de transporte sanitario, con el objetivo de reducir el coste a las arcas públicas.

"El personal y los equipos sanitarios están formados y testados para este tipo de situaciones. Entendemos que un conductor de taxi o VTC no tiene ni los conocimientos ni los medios para prestar un servicio digno. No se trata de darle una botella de agua mineral al pasajero, sino de asistirle en parte del proceso de su tratamiento", ha sentenciado el presidente de la asociación, David García.

Desde Aetrans-sanit consideran que el planteamiento de la CNMC "además de ser incoherente, pone en riesgo la propia esencia y calidad del servicio". "Hablamos del transporte de pacientes a centros sanitarios, no de coger un VTC al aeropuerto", insiste el representante de la patronal.

Así, insisten en que "no se trata de un transporte más". "Las exigencias y equipamiento que debe cumplir el transporte sanitario están regladas para precisamente no poner en riesgo la salud del paciente o su tratamiento. El camino es hacia el hospital. No hace falta evidenciar mucho más", ha concluido David García.

Aetrans-sanit ha avanzado que este martes tendrá lugar una reunión en Madrid entre la CNMC y la Asociación Nacional de Ambulancias, donde acudirán con la intención de "dejar claras" sus "líneas rojas". "Transporte sanitario significa transporte sanitario", apostillan.

La CNMC limita su recomendación a la asistencia programada a centros hospitalarios para recibir tratamientos como diálisis, radioterapia o rehabilitación, y no para labores de traslado de pacientes enfermos propias de las ambulancias. También lo estima óptimo para el desplazamiento regular de empleados públicos.