28 de junio de 2006

Los arándanos podrían contrarrestar los efectos dañinos de las bacterias que causan la caries

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los arándanos podrían contrarrestar los efectos dañinos de las bacterias que causan la caries, según un estudio de las Universidades de Rochester y Rutgers que se ha hecho público durante la 84 Sesión General de la Asociación Internacional de Investigación Dental que se celebra estos días en Brisbane (Australia). Los arándanos albergan varios antioxidantes capaces de contrarrestar los efectos perjudiciales de la bacteria 'Streptococcus mutans', que causa caries dental.

La caries dental es la enfermedad infecciosa oral más común que afecta a los humanos. Más del 95 por ciento de los adultos han padecido esta enfermedad. Es más común que el asma, la fiebre del heno o la bronquitis crónica en los niños de entre 5 y 17 años.

La caries está producida por la interacción de bacterias específicas con constituyentes de la dieta sobre la superficie dental susceptible. La acumulación de placa dental es la primera evidencia clínica de esta interacción. La placa dental es una película biológica o 'biofilm' constituido por una población de bacterias que crecen sobre la superficie de los dientes en una matriz de polisacáridos. El ácido puede formarse de forma rápida en la matriz por bacterias acidogénicas como el 'Streptococcus mutans' y su persistencia da lugar a la disolución del diente.

Los arándanos albergan abundantes componentes biológicos entre los que se encuentran los flavonoides, como la quercetina y la miricetina; ácidos fenólicos, como el ácido benzoico; antocianinas; o taninos condensados.

Los investigadores han mostrado que muchas de estas sustancias pueden inhibir enzimas asociadas con la formación de la placa de matriz de polisacáridos; bloquear la adherencia de bacterias a superficies; prevenir la formación de ácido; y reducir la tolerancia a los ácidos de organismos cariogénicos. El siguiente paso en su investigación es identificar constituyentes activos específicos en los arándanos que podrían ser útiles como agentes anticaries y antiplaca.