22 de agosto de 2007

Los arándanos multiplican por seis la eficacia de la quimioterapia en células de cáncer de ovario, según estudio

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

Componentes de los arándanos multiplican por seis la eficacia de los fármacos de quimioterapia basados en el platino en estudios de laboratorio con células de cáncer de ovario, según un estudio de las Universidades de Rutgers y Brown que se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Química que se celebra estos días en Boston (Estados Unidos).

Los investigadores señalan que estos componentes, antioxidantes denominados proantocianidinas tipo A, podrían mejorar la eficacia de estos fármacos que incluyen el cisplatino y el paraplatin y que constituyen el tratamiento principal del cáncer de ovario. Las células cancerígenas tienden a desarrollar resistencia a estos fármacos y las dosis elevadas del medicamento pueden dar lugar a graves efectos secundarios que incluyen lesiones nerviosas y fallo renal.

Los investigadores muestran en experimentos de laboratorio que las células cancerígenas de ovario resistentes a estos fármacos se vuelven seis veces más sensibles a ellos después de ser expuestas a componentes de los arándanos si se las compara con células no expuestas a estos componentes extraídos de extractos de zumo.

Los investigadores trataron células de cáncer de ovario resistentes al platino con varias dosis de un extracto purificado de una bebida de arándanos comercial que contenía el 27 por ciento de zumo y expusieron a las células a paraplatin para luego compararlas con células que no recibieron el fármaco.

Según los investigadores, el medicamento eliminó seis veces más células cancerígenas tratadas con el extracto que células sólo expuestas al fármaco. El extracto también ralentizó el crecimiento y extensión de algunas células cancerígenas. Los autores señalan que la cantidad máxima de extracto que se proporcionó a las células fue el equivalente humano de una taza de zumo de arándanos.

Los investigadores desconocen los mecanismos que subyacen a este efecto beneficioso combinado con la quimioterapia pero creen que los componentes activos del extracto son antioxidantes de gran potencia que sólo poseen los arándanos y que se denominan proantocianidinas tipo A. Estos componentes parecen unirse y bloquear a ciertos promotores tumorales que se encuentran en las células de cáncer de ovario, lo que las convierte en más vulnerables a los fármacos de platino.

Según los autores del trabajo, que señalan que los componentes de los arándanos no son una cura para el cáncer, su uso terapéutico podría concretarse en suplementos líquidos para tomar durante el tratamiento de quimioterapia o como parte de un tratamiento inyectable de estos fármacos. Los investigadores señalan que los futuros estudios animales, que se realizarán en un corto plazo de tiempo, así como posteriores pruebas podrían dar lugar al desarrollo de nuevas terapias.