24 de julio de 2016

Aprende a desconectar del trabajo durante las vacaciones

Aprende a desconectar del trabajo durante las vacaciones
CORDON PRESS

MADRID, 24 Jul. (EDIZIONES) -

Salir por la puerta del trabajo para comenzar a disfrutar de las vacaciones es uno de los momentos que más se sueñan y se ansían durante el año y, sin embargo, cuando llega el día muchas personas no consiguen gozar plenamente de su tiempo de ocio porque son "incapaces" de desconectar mentalmente del trabajo.

Y es que, si bien no existe una fórmula mágica para un tipo de vacaciones ideal, desde todos los ámbitos de la Psicología se destacan los beneficios que el descanso y las vacaciones de verano, sean como sean, tiene para la salud mental.

Por ello, y el objetivo de aprender a desconectar del trabajo durante las vacaciones, la experta del Colegio de Psicología de Vizcaya Yolanda Vicente ha aportado una serie de consejos:

1. Mínimo dos semanas. Date un tiempo suficiente para tomar distancia del trabajo y de las responsabilidades laborales. Las diferencias individuales, familiares y profesionales son tantas y tan dispares que los estudios no arrojan datos concluyentes acerca de la duración idónea del periodo vacacional pero para conseguir una desconexión mental eficaz sería adecuado tomarnos, al menos, dos semanas seguidas de vacaciones estivales.

"Hay personas que son capaces de olvidarse del trabajo o de las responsabilidades desde el primer día de su periodo vacacional y otras en cambio necesitan de 10 a 15 días para poder realmente desconectar. El punto de confluencia de todos estos estudios es que el descanso de la rutina diaria es necesario para una buena salud física, mental y emocional", ha explicado.

2. Céntrate en el aquí y ahora. Date permiso para disfrutar de tu tiempo de ocio, centrándote en el aquí y ahora y viviendo lo que te está pasando en el momento presente con todos tus sentidos.

3. Piensa en lo que te gustaría hacer. Prepara y planifica tus vacaciones atendiendo a tus necesidades y equilibrando el tiempo para ti con el tiempo compartido y el tiempo de actividad con el tiempo para no hacer nada. Aprovecha para hacer algunas de esas cosas que tanto te gustan y tan difícil te resulta a lo largo del año.

4. Planifica el cierre del trabajo y delega o pospón lo pendiente. Del mismo modo prepara y planifica el cierre del trabajo con anterioridad, delega en un compañero lo que no se haya podido cerrar o simplemente posponlo para vuelta, ya que con la distancia y las pilas cargadas es probable que lo resolvamos con mucha más facilidad. Informar a los compañeros, proveedores o clientes de las fechas en la que no vamos a estar. Y propuesta para los autónomos: aparcar la culpa por no trabajar.

5. Desconecta de la tecnología. En este sentido también sería conveniente "tomarnos unas vacaciones" de los dispositivos electrónicos en general, y en la medida de lo posible, evitar revisar el correo o contestar a correos de trabajo y hacer o recibir llamadas de índole profesional. Si seguimos conectados al trabajo aunque sólo sea una vez al día la desconexión mental ya no será tan eficaz.

6.- Cuídate y descansa. Es fundamental dormir lo suficiente y alimentarnos adecuadamente. "Ya hace unos 500 años que Leonardo da Vinci dijo la siguiente frase: De vez en cuando desaparece, tómate un pequeño descanso, para que cuando vuelvas a tu trabajo tu juicio sea más acertado. Toma cierta distancia, porque así el trabajo parece más pequeño, la mayor parte se puede asimilar en un abrir y cerrar de ojos, y la falta de armonía y la proporción es más fácil de ver", ha recalcado.

CONSEJOS PARA LA VUELTA DE LAS VACACIONES:

Ahora bien, la vuelta de las vacaciones también tiene sus inconvenientes y, por ello, la experta aconseja:

1. Recuperar poco a poco la rutina para que el cambio no sea drástico. Si queremos facilitarnos la reincorporación a la vida laboral es conveniente unos días antes de volver al trabajo recuperar la rutina anterior para que el cambio no sea tan radical. En definitiva, saber disfrutar del ocio es imprescindible para rendir adecuadamente cuando retomemos nuestras obligaciones.

2. Aprende a disfrutar todo el año. Los adultos deseamos que lleguen las vacaciones para: "descansar", "distanciarnos de los problemas y preocupaciones", "olvidarnos del móvil", "no hacer nada", "disfrutar de los amigos y de la familia", "recargar las pilas", como si sólo pudiéramos hacerlo estando de vacaciones. Sería importante que reflexionáramos sobre lo que cada uno necesita para sentirse "recargado", "descansado o disfrutando" y darnos permiso para hacerlo durante el año.