29 de diciembre de 2009

Andalucía quiere que se permita fumar en los locales adaptados

SEVILLA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno andaluz tiene intención de plantear al Ministerio de Sanidad, ante la modificación normativa que se plantea relativa a la prohibición de fumar en todos los locales de ocio, que sí se permita hacerlo en aquellos establecimientos que se adaptaron en su momento a la actual Ley antitabaco, esto es, los que disponen de zonas específicas para fumadores.

El consejero de la Presidencia andaluza, Antonio Ávila, confirmó este martes en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que este asunto lo han abordado él mismo y la consejera de Salud, María Jesús Montero.

Así, cuando el Consejo Interterritorial de Salud analice este asunto, la posición de la Junta de Andalucía va a ser que "todos aquellos establecimientos de restauración y hoteleros que se hayan adaptado a la ley no se vean afectados por la disposición que se prevé de extensión de la prohibión de fumar" en todos los locales de ocio, según dijo Ávila.

"Se está conformando una norma y la posición que va a llevar la Junta al Consejo Interterritorial de Salud va a ser esa", señaló el consejero de la Presidencia, quien agregó que la Junta espera "convencer con esos argumentos a todos lo que tengan que pronunciarse sobre el tema, como son el resto de comunidades y el Gobierno de España".

SANIDAD NO SE PRONUNCIA DE MOMENTO

El Ministerio de Sanidad declinó entrar a valorar la propuesta lanzada por el Gobierno autonómico andaluz. Fuentes del departamento consultadas por Europa Press enclavaron este debate a las aportaciones que los grupos parlamentarios habrán de hacer a la redacción que el Ejecutivo central presentará sobre la modificación de la actual Ley Antitabaco.

En cualquier caso, sostuvieron que el espíritu que su departamento pretende llevar a cabo con esta modificación persigue precisamente entre otros puntos el de "unificar" la prohibición de fumar en todas las comunidades autónomas, en referencia a la disparidad que existe actualmente, y según la comunidad de residencia, a la hora de aplicar la actual norma estatal en aspectos como las separaciones físicas en los locales de más de cien metros cuadrados que quieren habilitar zonas de fumadores.