16 de enero de 2012

Montero confía que la tasa de reposición del 10% "no afecte a las plantillas de eventuales"

Montero confía que la tasa de reposición del 10% "no afecte a las plantillas de eventuales"
EUROPA PRESS

SEVILLA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha confiado este lunes que la tasa de reposición máxima del 10 por ciento para las plantillas sanitarias con plaza fija que trabajan en el SNS, una medida aprobada recientemente en Consejo de Ministros, "no afecte a las plantillas de profesionales estructurales-eventuales", esto es, aquellos que no tienen plaza fija, pero cuya presencia se hace indispensable por las peculiaridades o necesidades intrínsecas de un servicio o área sanitaria concreta.

La titular de Salud, quien precisamente este lunes ha presentado en Sevilla una nueva valoración del 'Estudio de Necesidades Profesionales 2011-2039' para Andalucía, que se revisa "cada dos o tres años", ha reconocido que su departamento está estudiando si dicha medida afectaría también a estas plantillas de eventuales, si bien ha querido dejar claro en todo momento que, caso de verse afectada por ese 10 por ciento de reposición, el Gobierno autonómico no la llevaría a término "si entendemos que pueda afectar a un servicio tan sensible como es el funcionamiento de un hospital".

"Desde Andalucía entendemos que esta tasa no debe de afectar a las plantillas de eventuales, aunque como es obvio sí afectará en el caso de las plantillas de fijos", ha señalado Montero, para quien "en servicios tan básicos como la salud, no se puede aplicar una norma tan a rajatabla y caiga quien caiga, ya que estamos hablando que puede afectar al normal funcionamiento de un servicio".

"Por poner un ejemplo, si esta medida pudiera afectar a todos los cardiólogos de un mismo servicio, nosotros no vamos a dejar ese dispositivo sin profesionales", ha asegurado, quien ha insistido que "no vamos a dejar sin cobertura al sistema sanitario público andaluz".

De otro lado, Montero ha vuelto a incidir en la reciente aprobación por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha, que preside la popular María Dolores de Cospedal, de la jubilación obligatoria de médicos a los 65 años, algo que en su opinión persigue "desprenderse" de efectivos.

Para Montero, el Gobierno castellano-manchego quiere con la no prorrogación de la jubilación por encima de los 65 años "acogerse a la tasa de reposición".